Efectivos de los Mossos d'Esquadra, durante el desalojo del narcolocal de la calle Elkano / METRÓPOLI
Efectivos de los Mossos d'Esquadra, durante el desalojo del narcolocal de la calle Elkano / METRÓPOLI

Los Mossos cierran el narcolocal de la calle Elkano

Durante los últimos días se habían vivido algunos incidentes en el lugar

David Gorman / Guillem Andrés
Actualizado: 11/01/2022 17:38 h.

Los Mossos d'Esquadra han desalojado este martes el narcolocal ubicado en el número 61 de la calle Elkano, en el Poble-sec, antes de cerrarlo definitivamente.

Según han explicado fuentes policiales a Metrópoli, se trata de un desalojo por mandato judicial para "desactivar un punto delincuencial" en el barrio, que se ha producido a las 10:00 horas de esta mañana. Una actuación que llega después de varios días de incidentes.

 

El primero de ellos ocurrió el pasado 30 de diciembre por la noche, cuando cinco personas propinaron una paliza a otras dos. El motivo, un ajuste de cuentas. Una de las víctimas recibió una puñalada en una pierna, mientras que la otra resultó herida con una brecha en la cabeza.

Una semana más tarde, durante la mañana del sábado 8 de enero, ocho personas se enfrentaron violentamente a las puertas del narcolocal, después de que dos de ellas se presentasen con palos y atacasen el inmueble, provocando destrozos en la portería.

DESALOJO EN LA CALLE PIQUER

El regidor de Sants-Montjuïc, Marc Serra (Barcelona en Comú), ha explicado en Twitter que el Ayuntamiento compró el número 61 de Elkano para "evitar la especulación" que, según el concejal, se venía produciendo cuando el inmueble pasaba de manos entre entidades financieras y fondos buitre. En abril de 2018 el gobierno municipal lo compró y sumaba 16 viviendas al parque de alquiler social de la ciudad.

Serra ha denunciado que los anteriores dueños del edificio no cumplían con el mínimo mantenimiento y este se había degragado. Una de las consecuencias era el uso del espacio para fines delictivos. El consistorio ha formalizado el contrato de alquiler con ocho familias, ha adjudicado los pisos vacíos y ha iniciado las reformas de cocinas y baños. También se ha rehabilitado uno de los locales de los bajos, cedido a la Coordinadora d'Entitats de Poble-Sec.

NUEVO NARCOLOCAL

El otro bajo se había convertido en u narcolocal en el que se habían instalado algunos hombres que frecuentaron el narcopiso del número 10 de la calle Piquer, desmantelado precisamente el 30 de diciembre. Desde entonces, la tensión en el barrio se había trasladado a este punto.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.