Hace meses que los ladrones cruzaron la Diagonal y empezaron a actuar en la zona alta de Barcelona. Algunos de los ciudadanos más privilegiados de la ciudad han visto con desagrado como se han convertido en la diana de rufianes de perfiles diferentes. Unos (sobre todo algunas) actúan sin violencia, aprovechándose de los vecinos de edad avanzada. Otros usan la violencia e incluso la amenaza con arma blanca. Son escenarios que hasta la pandemia ocurrían a cuenta gotas en el barrio de Sant Gervasi-Galvany. La falta de turistas ha desplazado a los delincuentes que solían actuar en el centro hasta las zona más pudientes en busca de residentes confiados o despistados.

La multimillonaria Susana Gallardo, esposa del líder de Barcelona pel Canvi en el Ayuntamiento, Manuel Valls, ha sido este miércoles la última víctima de este extraño repunte de robos en las calles de Sarrià. La catalana paseaba por la calle de Bori i Fontestà, cerca del cruce con la calle de Francesc Pérez Cabrero cuando un individuo con un casco de moto en la cabeza se le ha acercado preguntando por la hora. Cuando la mujer iba a contestarle, el hombre le ha arrancado el reloj. Los arañazos que le ha causado el ladrón han dado paso a un estado de shock por lo sucedido, según cuenta Robin Mercado, un conserje que ha presenciado lo ocurrido.

PASO DE PEATONES

Bartolomé Criado, presidente de la Associació de Comerciants i Veïns del Turó Park, explica que el paso de peatones donde han robado a Gallardo es uno de los puntos habituales donde se repiten los tirones de relojes y bolsos.  “Les da tiempo suficiente para ponerse detrás de las víctimas y actuar”, explica. En otras ocasiones, algunas ladronas se hacen pasar por prostitutas e intentan convencer a las víctimas para acompañarles a su casa.

Vista aérea del Turó Park / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Vista aérea del Turó Park / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

 

El 27 de abril se produjo un robo similar al sufrido por la mujer del exprimer ministro de Francia. En este caso, una mujer de nacionalidad rumana de 32 años se aprovechó de la vulnerabilidad de su víctima al que le robó su reloj valorado en 6.000 euros. Usó la técnica conocida como teletubbie mediante la cuál el delincuente abraza a su víctima con cualquier pretexto para desvalijarlo.  Dos mossos d’esquadra fuera de servicio detuvieron a la mujer, que acumulaba 22 antecedentes.

TIRONES "DIARIOS"

El conserje Mercado destaca que los tirones de bolsos son “diarios”. Muchos de los robos se reportan en un grupo de Whatsapp formado por conserjes, comerciantes y vecinos, pero otros no, por lo que los incidentes son frecuentes, según explica este hombre. La semana pasada, dos ladrones que iban en moto le quitaron el bolso a una mujer en la entrada del parque del Turó Park.

Los asaltantes de Gallardo también iba en motocicleta. Ambos vestían de negro y llevaban cascos de moto. El ladrón que robó a la miembro de la familia que posee el imperio de los laboratorios Almirall llevaba mascarilla. Mercado, otros conserjes y unos operarios que trabajaban en la zona intentaron, sin éxito, alcanzar al ladrón, pero este huyó con un compinche que le esperaba con el ciclomotor a punto. Fuentes vecinales confirman que la mujer ha denunciado el robo a los Mossos.

ACTUACIÓN POLICIAL

Las detenciones en los alrededores del Turó Park también son frecuentes. Criado aplaude el trabajo policial de Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana. Ambos cuerpos realizan patrullas con coches de paisano desde hace meses, unos dispositivos que en muchas ocasiones dan sus frutos y terminan en arrestos como el que ocurrió hace poco más de un mes contra un ladrón menor de edad que iba en patinete eléctrico atacó a una mujer embarazada y le robó el bolso. Una pareja de mossos que vigilaba la zona cazó al delincuente, que fue enviado al centro de menores. 

A pesar de los robos, los vecinos siguen confiados, lamenta Criado. "Nadie piensa que va a ser el siguiente. El problema es una falta de concienciación", observa. En febrero, una oleada de robos a estudiantes menores de edad provocó que saltaran las alarmas en algunos colegios de la zona. Los Mossos contabilizaron unos 40 robos cometidos entre enero y febrero a adolescentes de entre 12 y 16 años. Los ladrones merodeaban la zona aprovechando los horarios de las escuela para esperarles y robarles.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.