El paseo de Gràcia es uno de los objetivos clave para las bandas especializadas en saqueos de tiendas de lujo. A finales de 2020 una oleada de robos por alunizaje hizo que la milla de oro de Barcelona temblase y las grandes marcas blindaran sus escaparates por miedo a ser desvalijadas. 

En menos de un mes la avenida cifró seis importantes robos: un coche se empotró contra la fachada de Salvatore Ferragamo; G-Star y Dolce&Gabbana fueron saqueadas de madrugada con el mismo modus operandi; Uniqlo fue objetivo de uno de los grupos criminales y Tommy Hilfiger sufrió dos robos en menos de dos semanas. En este último comercio, los delincuentes rompieron la puerta de cristal con la tapa de una alcantarilla para después entrar a robar. 

Tienda de Dolce&Gabbana tras ser asaltada por una de las bandas del paseo de Gràcia / CG
Tienda de Dolce&Gabbana tras ser asaltada por una de las bandas del paseo de Gràcia / CG

CUATRO BANDAS ESPECIALIZADAS

Tras el alud de hurtos, que comportó grandes pérdidas a los establecimientos afectados, los cuerpos policiales de Barcelona centraron sus esfuerzos en la zona. La Unidad Central de Investigación de los Mossos d'Esquadra descubrió que los hurtos habían sido ejecutados por "cuatro bandas especializadas". L'Associació d'Amics del Passeig de Gràcia, que representa a más de 180 comercios de la avenida, explicó a este medio que "una de las bandas había sido desarticulada y otras tres estaban bajo sospecha de la policía". 

Aparte de los altercados y saqueos producidos por los disturbios, que han supuesto un coste de 1.400.000 euros al paseo de Gràcia, los robos premeditados han disminuido considerablemente. Según explica un empresario de la zona a este medio, se nota una mayor vigilancia: "nos consta que hay patrullas de Mossos d’Esquadra y Guardia Urbana por la noche. Trabajan expresamente para que no se vuelvan a producir robos de ese tipo en las tiendas". 

Tienda de Gucci en el paseo de Gràcia con los escaparates rotos tras un saqueo / ARCHIVO
Tienda de Gucci del paseo de Gràcia con los escaparates rotos tras un saqueo / ARCHIVO

LÍNEA DE ACTUACIÓN POLICIAL

Según detallan fuentes oficiales de los Mossos a Metrópoli Abierta, la línea de actuación llevada a cabo para prevenir este tipo de robos tiene dos vertientes: la de prevención y la de acción. En primer lugar, diversos agentes hicieron visitas puerta a puerta a las víctimas para transmitir consejos con los que aumentar la seguridad de las tiendas (ubicar pivotes antialunizaje, esconder los objetos de más valor de los escaparates o reforzar los equipos de cámaras de vigilancia o seguridad). Por otro lado, se pusieron a disposición de los propietarios y los ejes comerciales, con los que han mantenido reuniones periódicas en las que han puesto al día sobre los avances de las investigaciones. 

El cuerpo policial también ha adaptado sus "estrategias en función de los movimientos de las bandas". Los agentes, en patrullas o de paisano, han reforzado su presencia en las zonas más calientes durante las últimas horas de la madrugada, "cuando suelen actuar las bandas especializadas". Además, aunque los saqueos sean competencia de Mossos d'Esquadra, trabajan en colaboración con el cuerpo de la Guardia Urbana para aumentar su efectividad. 

Tienda Rabat del paseo de Gràcia, con pivotes antialunizaje en su fachada / ARCHIVO
Tienda Rabat del paseo de Gràcia, con pivotes antialunizaje en su fachada / ARCHIVO

TRES GRUPOS CRIMINALES, FRUSTRADOS

La ola de hurtos del mes de diciembre hizo que las áreas de investigación policial de Mossos d'Esquadra iniciaran diversas pesquisas en paralelo. Según ha explicado la asociación del paseo de Gràcia a Metrópoli, cargos de la policía catalana informaron a los ejes comerciales que se había "logrado frenar otras tres bandas especializadas que querían actuar en la zona". 

Los grupos criminales identificados los pasados meses tenían un objetivo claro: la reventa de objetos robados en el mercado negro. Las tiendas de ropa de alto standing vacían el dinero de las cajas registradoras al cierre de la jornada laboral y los ladrones actúan por la noche para llevarse las prendas y complementos de mayor valor, a sabiendas de que no hay efectivo. 

La puerta de Fendi tras sufrir un robo por alunizaje / EUROPA PRESS - David Zorrakino
La puerta de Fendi tras sufrir un robo por alunizaje / EUROPA PRESS

MÁS ALUNIZAJES

Pese a los esfuerzos de los cuerpos policiales, los ladrones persisten. El pasado jueves, 4 de marzo, a las 06.00 horas de la madrugada se produjeron dos sonoros alunizajes. Unos ladrones estamparon un vehículo contra la joyería Unión Suiza de la avenida de la Diagonal, pocos minutos después de asaltar de nuevo la tienda de Dolce & Gabbana. La banda atacó primero la tienda situada al final del paseo de Gràcia empotrando un Seat León rojo y llevándose ropa, calzado y bolsos. Tras conseguir el botín en ropa de lujo, los cacos trataron de saquear la exclusiva joyería, sin éxito a causa del pilón de seguridad colocado en la puerta. 

Estos últimos acontecimientos han supuesto un nuevo estado de angustia para los comerciantes de la zona. Aunque los principales ejes comerciales de la milla de oro nieguen en rotundo el cierre de alguna de las tiendas afectadas, son muchas las que han invertido un elevado presupuesto en mejorar sus equipos de seguridad. La posibilidad de que se produzcan más saqueos, sumado a los disturbios de las últimas semanas, han incrementado la sensación de inseguridad en esta zona noble de l'Eixample. 

Ladrones estampan un coche contra la joyería Unión Suiza en la Diagonal / CEDIDA
Ladrones estampan un coche contra la joyería Unión Suiza en la Diagonal / CEDIDA

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.