ARCHIVADO EN:

Martín Ezequiel Álvarez se podría haber ahorcado para suicidarse. Así lo ha avanzado este miércoles el periodista de sucesos Carlos Quílez en el programa Tot es mou de TV3, pocas horas después de que los Mossos d'Esquadra hayan descubierto su cadáver en una zona boscosa entre El Prat de Llobregat y Barcelona.

Tres semanas después del crimen de su propio hijo, la policía catalana ha descubierto el cadáver de Álvarez colgado de un árbol muy cercano a la T1 del Aeropuerto de Barcelona, el último lugar en el que se lo vio con vida después del asesinato. Según Quílez, no ha sido un hallazgo casual, sino que los Mossos lo han encontrado ahí porque ya tenían indicios.

En la televisión pública, Quílez ha explicado que varios testigos habrían visto "merodeando por la zona" a Álvarez después de que se le perdiese la pista en la T1 del Prat.

A falta de confirmar su identidad, la policía trabaja con la certeza de que efectivamente se trata de Martín Ezequiel Álvarez, basándose en la ropa que lleva el cadáver y otros elementos.

ASESINATO DE SU PROPIO HIJO

En torno a las 22:30 de la noche del pasado 24 de agosto, agentes de la Guardia Urbana hallaron a un niño de dos años en una habitación del Hotel Concordia del Paral·lel. El menor estaba inconsciente y con la cara amoratada, sin que los sanitarios del Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) que intentaron reanimarle pudieran hacer nada por salvarle la vida.

Las primeras investigaciones indicaron que fue la propia madre la que alertó a la policía tras recibir mensajes amenazadores del padre del niño, del que estaría en proceso de separación, con un "te arrepentirás".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.