Macropelea entre un grupo de jóvenes ebrios y vigilantes de seguridad del Metro de Barcelona y Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) en L'Hospitalet de Llobregat. Los hechos tuvieron lugar ayer sábado en la estación de Avenida Carrilet, cerca de las discotecas latinas de L'Hospitalet.

Según ha avanzado Crónica Global, la batalla campal se saldó con heridos leves y varios detenidos, que iban "bajo los efectos del alcohol y las drogas". Así lo ha denunciado ADN Sindical, sindicato mayoritario en el sector de la seguridad privada. Según el mismo, la trifulca se inició cuando los vigilantes intentaron separar a dos chicas de dos grupos distintos de jóvenes ebrios que se estaban peleando en la estación de metro y ferrocarriles.

TENSIÓN

"Cuando intervienen los compañeros, los dos grupos se giran y empiezan a arremeter contra los vigilantes, como si nada hubiera pasado entre ellos", ha asegurado un portavoz del sindicato en declaraciones a Crónica Global. 

"Hubo mucha tensión. En las imágenes se observa cómo los vigilantes hacen uso de sus defensas e inmovilizan a algunos jóvenes. Pero es que éstos les habían agredido primero. Estamos hartos de que la caza al profesional de la seguridad salga gratis. Queremos que las gerencias de Metro y FGC juzguen por la actuación proporcional de los compañeros, no por las imágenes cortadas y editadas que circulan por las redes sociales", ha lamentado el mismo portavoz.

Se refiere el representante sindical a las imágenes difundidas por la cuenta de Instagram BCN Legends. "Provocan a los vigilantes y lo graban para que la pelea circule en las redes sociales. Una cosa es un exceso puntual de un vigilante, como el de Cercanías de Renfe el sábado, que debe investigarse. Pero esto es criminalidad juvenil pura y dura", ha avisado ADN.

Preguntados por la trifulca, los Mossos d'Esquadra aseguran que no les constan que hubieran "incidentes de relevancia" en L'Hospitalet el sábado en la estación de Carrilet. No obstante, desde ADN Sindical han explicado que sí intervino la Policía local de L'Hospitalet de Llobregat. 

Los cuatro vigilantes de seguridad de TMB acudieron a un dispensario y han anunciado que pondrán una denuncia por agresiones.

Una veintena de personas se han congregado esta tarde frente a la estación para denunciar lo que consideran una actuación desproporcionada por parte de los vigilantes de seguridad.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.