El cachorro de chihuahua que supuestamente compró Sonia / CEDIDA
El cachorro de chihuahua que supuestamente compró Sonia / CEDIDA

A juicio el presunto estafador de caniches del Guinardó

El responsable de la tienda Animalius dará explicaciones ante un magistrado el 5 de septiembre

Guardar
Actualizado: 16/08/2022 00:22 h.

Uno de los responsables de la tienda de perros Animalius, negocio que acumula una decena de denuncias por estafa, declarará el próximo 5 de septiembre ante el juez. La vista llega después de que una de sus numerosas víctimas denunciara a J.T, uno de los socios de esta empresa que se anuncia en internet como una tienda de perros. Metrópoli ha contactado con tres personas más que, según su relato, también habrían sido engañadas por este hombre. Los clientes firman un contrato y pagan una cantidad de dinero para adquirir un cachorro que nunca llega.

Hace unos días, este medio revelaba la triquiñuela que esta empresa del Baix Guinardó utiliza para presuntamente estafar sistemáticamente a sus clientes. En el caso de Lucía, otra víctima, un juez entendió que la causa debía juzgarse por la vía civil al tratarse de un incumplimiento de contrato. Ahora, otro magistrado ha abierto juicio oral por la vía penal para determinar si ha habido estafa.

DENUNCIA A UNA VÍCTIMA POR AMENAZAS

Fuentes cercanas a este caso explican que la mujer, de edad avanzada, firmó un contrato para comprar un bichón maltés. Realizó un primer pago de 600 euros en marzo y en abril desembolsó otros 600 más. El acuerdo estipulaba un máximo de 120 días para recibir el cachorro, que nunca llegó. Entre el abanico de argumentos para justificar el retraso, la tienda apuntó a obstáculos con la alimentación y a un supuesto retraso de una autorización de la Generalitat.

El local que ocupa la tienda Animalius en la calle Rosalía de Castro / METRÓPOLI
El local que ocupa la tienda Animalius en la calle Rosalía de Castro / METRÓPOLI

 

En el caso de Rossanna P.P, la mujer terminó declarando ante un juez, pero no como víctima sino como sospechosa de un delito de amenazas leves. La mujer había pagado 575 euros por otro bichón maltés el 30 de diciembre de 2021. Cuando se hartó de esperar y de las excusas desplegadas por J.T, el 18 de marzo acudió a la tienda de la calle de Rosalía de Castro y exigió explicaciones. En su caso, los 120 días estipulados para la entrega del animal aún no habían transcurrido y el hombre, “un mentiroso patológico”, describe la mujer, la denunció por amenazas junto a su madre de 80 años. El juicio rápido tuvo lugar el 5 de mayo y las mujeres fueron absueltas al terminar la vista. El hombre no recurrió.

SIN PAGAR EL ALQUILER

En el número 23 de la calle Rosalía de Castro algunos vecinos desconocen las sospechas que rodean a la tienda, pero a otros no les sorprende. Es el caso de un vecino que regentó una tienda infantil en el mismo local hasta diciembre de 2021. Cuando cerró, los responsables de Animalius se instalaron en el local en enero de 2022. Este hombre asegura que el inquilino no paga el alquiler. En una ocasión, otro hombre le comentó que la tienda le debía unos 4.000 euros por una compra de artículos de mascotas que no habían pagado. "Siempre está cerrado", cuenta otro residente de la escalera.

Rossanna está en un grupo de Whatsapp formado por siete víctimas. Lo creó Sonia Muñoz el pasado mayo tras percatarse de que había caído en el engaño al intentar comprar un chihuahua. “Escribí mi nombre y teléfono en el apartado de reseñas solicitando que se pusieran en contacto conmigo porque sospechaba que no era la única. A Sonia, el responsable de Animalius le pidió directamente un pago por Bizum de 450 euros. “He sufrido otras estafas y no iba a pagarlo sin firmar nada ni haberlo visto, pero la ilusión me pudo y realizamos el primer pago”, recuerda. Tras el pago, las largas habituales: la alimentación, una enfermedad, etc.

ATAQUES DE ANSIEDAD

El engaño a Sonia le ha afectado a la salud. Asegura que sufrió ataques de ansiedad y que se encuentra en tratamiento. Rossanna cuenta que al tratar directamente con el vendedor en una tienda física nunca sospechó de que se trataba de una estafa hasta que fue demasiado tarde. También denunció la tienda a la policía. Una cuarta víctima que evita dar su nombre relata su caso, idéntico a los anteriores. En su caso, el 8 de agosto expiran los 120 días que marca el contrato para recibir el animal para denunciar los hechos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.