ARCHIVADO EN:

El Departamento de Interior investiga la actuación de un grupo de policías antidisturbios de los Mossos d'Esquadra durante la última noche de las fiestas de Sants el pasado domingo. La Divisón de Asuntos Internos de la policía ha puesto el foco sobre una supuesta agresión de un policía contra un joven, que iba acompañado de su pareja, en la plaza Joan Pelegrí. 

Los hechos fueron registrados con un móvil por el periodista Jesús Rodríguez. En las imágenes, publicadas en su cuenta de Twitter, se observa a un chico en el suelo gimiendo de dolor y con sangre en la cabeza."¡Me ha roto la cabeza Saray!", grita el hombre con las manos en la cabeza.

El reportero asegura que un mosso le golpeó con la porra y le hizo caer provocándole una grave herida. Los vídeos no muestran qué ocurrió antes de la supuesta agresión del policía. Ahora los mossos quieren revisar la actuación por si se ha producido alguna actuación desproporcionada o si ha habido alguna mala praxis, según ha avanzado betevé y ha confirmado esta redacción.

30 MINUTOS SIN LLAMAR A LA AMBULANCIA

Rodríguez informa que pasaron 30 minutos sin que ningún agente le atendiera o llamara a una ambulancia. Cuando un tercer ciudadano les pide a los policías que ayudan al hombre que sangra, una agente de los mossos le contesta: "pues llama a una ambulancia". Los hechos ocurrieron en un contexto con fuertes disturbios, donde decenas de personas lanzaron botellas y todo tipo de objetos contra la línea policial mientras se producía el desalojo del parque de la Espanya Industrial y sus alrededores.

La mujer, Saray, les recrimina la acción policial, les dice que está embarazada y se encara contra los agentes empujando el escudo de uno de ellos. En ese momento, el agente empuja con violencia a la mujer que sale despedida dos metros y cae contra unos arbustos. Al verlo, su chico, se levanta con dificultad y la emprende contra ese agente con tímidos empujones que no logran desestabilizar a los agentes, que cuentan con fuertes protecciones. El joven recibe varios porrazos en el muslo y se sienta, rendido, y gritando de dolor. 

DETENIDOS

Finalmente, los mossos se llevaron al chico, que fue atendido por una ambulancia y, a continuación, detenido. A su mujer también la detuvieron casi dos horas después de lo sucedido. El periodista denuncia que la policía intentó evitar que pudiera grabar las imágenes de lo sucedido y que le identificaron hasta en cinco ocasiones. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.