Un incendio en un local del Gòtic ha destapado un punto de carga clandestino de trixis – bicicletas destinadas al transporte de pasajeros– y de patinetes eléctricos de alquiler.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo, 11 de julio, cuando la Guardia Urbana recibió la alerta de un incendio y descubrió que era una instalación oculta para cargar los vehículos.

PRECEDENTES EN EL RAVAL 

Durante el pasado mes de mayo, la Guardia Urbana también precintó un local de baterías de bicitaxis eléctricos en el barrio del Raval de Barcelona, que no contaba con licencia de actividad, por el inminente riesgo de incendio.

En dicho local, se llevaban a cabo tareas de reparación y recarga de baterías para los denominados trixis –también conocidos como bicitaxis–.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.