La Guardia Urbana de Barcelona ha sancionado esta mañana a 19 personas por incumplir las medidas sanitarias en el barrio de la Vila de Gràcia. Un grupo de 25 jóvenes se concentraba desde primera hora de la mañana en el número 5 de la calle Pou de la Riera. El objetivo: evitar el desalojo de una de las tres viviendas okupadas desde hace unos cuatro años.

Unas planchas de hierro y unas tablas de madera clavadas en la puerta dificultan el acceso de este edificio, propiedad del Banco Santander, según comentan los mismos ocupantes. La policía ha identificado a los presentes, ha sancionado a la mayoría y ha abandonado el lugar.

SIN MASCARILLA

Fuentes de la Urbana señalan que los jóvenes no llevaban mascarilla y que superaban el límite de seis persones en reuniones en la vía pública. Una decena de agentes de la Urbana y de la UREP, la unidad antidisturbios, se han desplazado hasta este pequeño callejón, que colinda con la Riera de Sant Miquel, una avenida que conecta la Diagonal y la plaza Gal·la Placídia. Efectivos de mossos d'esquadra han apoyado la actuación.

Guardia urbanos en la calle del Pou de la Riera este martes / G.A
Guardia urbanos en la calle del Pou de la Riera este martes / G.A

"Nuestro único objetivo es seguir luchando por una vivienda digna", se lee en una hoja dirigida a los vecinos enganchada en la pared del edificio. En la nota informativa, colgada hace unos días, avisan a los residentes que este martes estaba previsto el desahucio de una de las viviendas. Los habitantes del piso argumentan que realizan una "okupación responsable" y piden "disculpas" por las posibles molestias ocasionadas.

Uno de los chicos explica que la policía sabía que se iba a producir el desalojo y que el dispositivo policial buscaba infundir "miedo" en los jóvenes que apoyaban a los okupas.

'SIEMPRE NOS HAN AYUDADO'

Dos vecinos saludaban esta mañana cuando entraban o salían de sus casas a los jóvenes. Una de ellas explicaba a Metrópoli Abierta que la convivencia con ellos es buena y que no causan problemas.

La fachada del edificio con las tres viviendas okupadas en la Vila de Gràcia / G.A
Guardia urbanos en la calle del Pou de la Riera este martes / G.A

"Cuando hemos tenido algún problema de seguridad en el barrio siempre nos han ayudado", comenta una de ellas, mientras bromea con uno de los okupas. Asegura que los pisos, vacíos desde hace muchos años, están en mejor estado desde la llegada de los jóvenes al inmueble.

A las 12.00, un grupo de jóvenes seguía esperando la posible llegada de la secretaria judicial y de un cerrajero. "Les invitaremos a pasar", señala el mismo chico.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.