La factura de los contenedores, semáforos, señales y arcén quemados durante los disturbios de esta semana en Barcelona se acerca ya al millón de euros. Es el coste que supone reponer los depósitos de basura destruidos y arreglar el pavimento dañado por el fuego. A estos trabajos se le suma el coste de los equipos de limpieza y recogida de residuos necesarios para reordenar el caos que dejan algunos grupos de manifestantes.

La violencia callejera ha destruido 278 contenedores desde el martes, el primer día de movilizaciones para denunciar el encarcelamiento del rapero catalán Pablo Hasél, condenado por injurias al Rey y enaltecimiento del terrorismo por el contenido de sus canciones. Solo el sábado se quemaron 39 contenedores, un coste que asciende a los 58.500 euros. El despliegue de los equipos de limpieza y la retirada de contenedores suponen otros 30.950, según datos del Ayuntamiento.

600 METROS CUADRADOS DE ARCÉN

Las barricadas de ayer por la noche se localizaron principalmente en la Vil·la de Gràcia, aunque hubo otros fuegos en el centro. Una primera evaluación ha determinado que se han visto afectados 600 metros cuadrados de asfalto, en el paseo de Gràcia, calle de Gran de Gràcia y plaza Lesseps, donde terminaron las protestas. Restablecer el arcén quemado costará 40.000 euros. En total, los destrozos del sábado supondrán un coste de 129.450 euros

  

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.