ARCHIVADO EN:

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal de ciudadanos paquistaníes dedicados a la explotación laboral y a la emisión de contratos de trabajo fraudulentos en Barcelona. El cuerpo de seguridad ha anunciado que los interesados llegaban a pagar cantidades en torno a los 8.000 euros a cambio de un contrato laboral que les permitiese solicitar la autorización de residencia y trabajo.

CONDICIONES LABORALES

Los trabajadores estaban sometidos, a través de amenazas, a jornadas laborales de hasta 18 horas diarias sin descanso semanal y sin ningún tipo de derecho laboral. Además, tenían que abonar en concepto de alojamiento la mitad del sueldo de 300 euros mensuales.

Al principio les alojaban en el sótano de un establecimiento de alimentación ubicado en el Eixample de Barcelona. Una vez ganada su confianza, les trasladaban a sus domicilios particulares, donde los integrantes de la trama se aprovechaban de su situación para someterles a largas jornadas laborales.

ESTAFAS

Para demostrar que la situación era legal ante las inspecciones de trabajo, la organización utilizaba a otros pakistaníes que sí tenían las autorizaciones administrativas y residencias de trabajo. La trama contaba incluso con una infraestructura de sociedades mercantiles y domicilios donde los trabajadores eran distribuidos y alojados.

En este sentido, los miembros del cuerpo de la UCRIF de la Brigada Provincial d’Estrangeria y Fronteras de Barcelona han detenido a cuatro personas, aparentemente los máximos responsables, a quienes se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, contra los derechos de los trabajadores, los derechos de los ciudadanos extranjeros y amenazas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.