ARCHIVADO EN:

El integrante de un clan de etnia gitana que tiroteó a dos personas en el Turó de la Peira a finales de 2018 se entregó el miércoles tras varias negociaciones entre un despacho de abogados –con quien contactó la familia del prófugo–, las autoridades policiales y la Fiscalía.

Durante el acuerdo se acordó la entrega del fugado, que desapareció el 3 de diciembre de hace dos años después de tirotear a plena luz del día contra dos hombres. Como se puede observar en las imágenes, a las que ha tenido acceso El Taquígrafo, el atacante, llamado David Borja, dejó a cuatro personas malheridas.

AJUSTE DE CUENTAS

Fuentes del caso informan que se trataría de un posible ajuste de cuentas entre clanes familiares por el tráfico de marihuana. Uno de los heridos fue una menor que recibió el impacto de una bala rebotada.

Hasta día de hoy, David Borja se encontraba en paradero desconocido, después de huir en un vehículo rojo que, minutos después, fue interceptado por la policía en los alrededores de la Mina, lugar donde reside el atacante y su familia.

ENTREGA

El agresor, tras entregarse este miércoles a la policía, mostró su total arrepentimiento y reconoció los hechos. David Borja, según explica el medio digital, acompañó su entrega con varios documentos de la Asociación Gitana de Cataluña, donde se ponía en conocimiento de la Policía y de la Fiscalía las garantías de un pacto de no agresión entre las personas implicadas.

Con su cede, los agentes de la policía catalana han cerrado la investigación y el agresor se ha puesto a disposición del juzgado, que llevará el sumario a juicio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.