Un avión que volaba del Aeropuerto de Barcelona a Marruecos se ha visto obligado a aterrizar de emergencia en el aeródromo de Málaga por humo en el aparato.

El lunes por la tarde, mientras otro avión de AirCanada sobrevolaba el espacio aéreo de Barajas por una avería, el colectivo de controladores explicó que un Airbus A-320 de la compañía Vueling, que había despegado en la capital catalana y tenía como destino el país africano, aterrizó en Andalucía por “posible fuego a bordo”.

EMERGENCIAS SIMULTÁNEAS

Los controladores aéreos dieron máxima prioridad al aparato, al ver que desviaba su ruta habitual para realizar una maniobra de emergencia. Por el momento no se ha informado de daños personales.

Un avión de la aerolínea Air Canada que había salido el lunes de Madrid con destino a Toronto se vio obligado a regresar a Barajas tras informar de un problema técnico, por lo que el aeródromo se preparó por un aterrizaje de emergencia. Se trataba de un Boeing 767-300 de la empresa canadiense que despegó del aeropuerto madrileño a las 11:33 horas y, tras detectar diversos problemas técnicos, volvió al aeródromo de Madrid.

El espacio aéreo de la capital también tuvo que cerrarse durante dos horas por la presencia de un dron en el aire. El aeropuerto de Madrid-Barajas reanudó su actividad después de desviar 22 vuelos, según comunicó Enaire, el gestor del tráfico aéreo.