Los detenidos señalan al imán y aseguran que quería inmolarse

El terrorista de Alcanar confirma que los planes de la célula yihadista eran atacar monumentos emblemáticos de la ciudad

Guardar
Actualizado: 22/08/2017 18:43 h.

Los cuatro detenidos por su relación con el atentado terrorista del jueves han señalado al imán de Ripoll como instigador de los hechos. Según la declaración del primero de los acusados, Mohamed Houli Chemial, ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, el imán Abdelbaki Es Satty pretendía inmolarse con explosivos y perpetrar así un ataque mucho mayor y con explosivos del que asoló el centro de Barcelona y el municipio tarraconense de Cambrils.

Houli ha ratificado así ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu todo lo dicho ante los Mossos d’Escuadra. En su declaración, que ha durado algo más de una hora, ha confirmado que el grupo preparaba un ataque terrorista mucho mayor que el atropello masivo en la Rambla de Barcelona y el segundo ataque en Cambrils. En paralelo, este mismo martes, el ministerio de Interior ha decidido aumentar los dispositivos de seguridad en espacios y eventos de afluencia masiva.

ALQUILER DE TRES FURGONETAS

Tal y como trascendió horas después del atentado en el centro de la capital, la célula terrorista, formada por una docena de personas, quería detonar tres furgonetas llenas de explosivos en tres puntos neurálgicos de Barcelona. De hecho, los terroristas yihadistas que han atentado en Catalunya disponían de tres furgonetas que habían alquilado en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona).

Fue la detonación en Alcanar, de la que se salvó Houli, la que truncó todos los planes. La finca, que los Mossos sitúan como escenario donde se preparaban los explosivos, sufrió una deflagración, lo que aceleró el atentado con el plan B: un atropello masivo.

OUKABIR CAMBIA SU PRIMER VERSIÓN

El abogado defensor ha solicitado la libertad del detenido con medidas cautelares mientras que Fiscalía ha pedido prisión incomunicada y sin fianza así como para el resto de detenidos. Poco después, era el turno de Driss Oukabir para declarar ante el juez Andreu antes de que hicieran lo propio los otros dos detenidos: Mohammed Alla y Salh el Karib.

En su exposición ante el magistrado, Oukabir ha confesado que fue él quien firmó el alquiler de las furgonetas pero que creía que se iban a utilizar para una mudanza. La declaración coincide con la que realizó ante los Mossos d’Esquadra, pero es totalmente contraria a la primera versión.

El pasaporte de Oukabir apareció en la furgoneta con la que se perpetuó el atropello masivo de La Rambla, pero Oukabir se dirigió hacia la comisaría de Ripoll para desmentir que fuera uno de los autores y para acusar a su hermano Moussa, uno de los cinco terroristas abatidos en Cambrils, de robarle el pasaporte para alquilar el vehículo.

REUNIÓN EXTRAORDINARIA EN EL AYUNTAMIENTO

Mientras los cuatro detenidos por los atentados en Barcelona y Cambrils declaraban en la Audiencia Nacional, la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, ha convocado de forma extraordinaria para este mismo miércoles la Junta Local de Seguridad. La reunión, prevista para las 10:00 horas de la mañana en el Salón de Crónicas, servirá para evaluar el dispositivo policial y de emergencias que se activó tras el atentado.

La Junta Social de Seguridad estará presidida por la alcaldesa que se reunirá con el conseller de Interior, Joaquim Forn; el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo y responsables de los diferentes cuerpos de seguridad y emergencias de la ciudad. Un encuentro que se producirá dos días después de que los Mossos d'Esquadra abatieran al autor material del atentado en el término municipal de Subirats. Una muerte que llevó consigo la muerte también de la célula que el pasado jueves sembró el terror en el corazón de Barcelona. 

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.