En apenas diez días, la Policía Nacional ha detenido a tres "mulas" en el Aeropuerto Josep Tarradellas de Barcelona-El Prat. Los arrestados, dos hombres y una mujer, intentaban introducir 400 bellotas de hachís en el interior de sus cuerpos desde Marruecos.

Los vuelos en los que llegaron a la capital catalana son considerados “calientes”, ya que, según ha informado el cuerpo policial, se trata de rutas frecuentes para traficar con droga mediante portadores humanos.

“ACTITUD EXCESIVAMENTE NERVIOSA”

El primero de los detenidos es un vecino de Vilanova i la Geltrú, que viajaba en un vuelo procedente de Tánger. Fue identificado en la zona de llegadas internacionales y levantó sospechas por su “actitud excesivamente nerviosa”. Además, el hombre “no pudo justificar congruentemente el motivo de su viaje”.

En el servicio de radiología del aeropuerto se pudo comprobar que ocultaba numerosos cuerpos extraños en su organismo. Tras ser trasladado al hospital de referencia, se localizaron 127 cilindros perfectamente envasados y precintados que contenían hachís, con un peso total de 1.396 gramos.

EL MISMO ‘MODUS OPERANDI’

Apenas diez días más tarde, las otras dos personas –que también procedían de una ruta “caliente”– fueron interceptadas con el mismo modus operandi. Ambos pasajeros son residentes en Murcia, y fueron detenidos con 48 horas de diferencia entre ellos.

Al segundo detenido, un hombre, se le detectaron 100 envoltorios con hachís que ascendían a 1.106 gramos. La tercera, una mujer, llevaba 172 paquetes con un total de 1.872 gramos de droga. Las tres personas fueron detenidas por ser presuntas autoras de “un delito contra la salud pública”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.