La histórica tienda Confeccions Ros, situada en el número 28 de la calle de la Creu Coberta, ha sido víctima de los violentos asaltos del pasado viernes por la noche. En el marco del macrobotellón que reunió a más de 40.000 personas en la plaza Espanya por las fiestas de la Mercè, un grupo de vándalos reventó todos los cristales del establecimiento. 

Según explica Vincenç Ros, el propietario del comercio, a Metrópoli, los hechos se produjeron sobre las 06.00 horas de la mañana. El afectado, que vive a 10 metros de su tienda, escuchó los grandes estruendos de cristales rompiéndose y acudió corriendo. 

Uno de los escaparates de Confeccions Ros, reventado tras el asalto / CEDIDA
Uno de los escaparates de Confeccions Ros, reventado tras el asalto / CEDIDA

DESTROZOS POR DIVERSIÓN

"Aunque no esté bien visto decirlo, eran menas. Estaban bebidos y destrozaban y robaban mientras reían y chillaban", explica Ros. El gerente de la tienda explica que se armó de valor y se enfrentó a ellos para que parasen, pero que el grupo de vándalos le tomó el pelo y siguió arrasando con el mobiliario del local. En el vídeo que ha cedido a este medio, se puede escuchar como los asaltantes gritan "Barcelona" mientras rompen los cristales con palos. 

A pesar de haber llamado a la policía, la familia del propietario tuvo que defender el establecimiento para que no se produjeran más destrozos mientras esperaba la llegada de algún cuerpo policial. Tres horas y media después, sobre las 09.30 horas, llegaron los Mossos d'Esquadra. 

15.000 EUROS EN DESPERFECTOS

La tienda, que inició su actividad en 1926, amaneció completamente destrozada. Ros calcula que los desperfectos suman 15.000 euros y ha interpuesto una denuncia. Aparte de destrozar todos los cristales de los escaparates, los asaltantes también se llevaron alrededor de 70 prendas de ropa. 

"Todavía tiene que venir el perito, pero en principio el seguro cubrirá los gastos", explica el propietario. A pesar de ello, no están seguros de poder recuperar los 1.700 euros que han invertido en tablones de madera para forrar la tienda y poder abrir al público para reanudar la actividad comercial. 

Vándalos destrozando los escaparates de Confeccions Ros / CEDIDA
Vándalos destrozando los escaparates de Confeccions Ros / CEDIDA

EL CONSUELO DE COLAU

Vicenç Ros explica que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se personó en la tienda al día siguiente. Esta prometió que esa noche no se iban a vivir el mismo tipo de actos por la zona, ya que se blindaría. El propietario agradece las palabras de la primera edil del consistorio, pero dice a este digital que, para evitar este tipo de sucesos, la policía debería actuar "al comienzo, no a última hora de la madrugada". 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.