La Policía Nacional ha desmantelado una red de tráfico ilegal de personas acusada de introducir en Barcelona unos 1.000 inmigrantes irregulares de origen pakistaní durante este 2019. La operación se ha saldado con la detención de ocho personas: seis en Barcelona, una en Sant Adrià del Besòs y una en San Fernando (Cádiz).

Los agentes han realizado registros en cuatro domicilios de Barcelona donde se han intervenido 15.000 euros, 400 gramos de oro en joyas, 17 teléfonos móviles, tabletas y diversa documentación. Los arrestados están acusados de delitos de pertenencia a organización criminal y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

EN MINIBUS DESDE TURÍN

La red transportaba a los inmigrantes en minibuses alquilados de manera legal desde Turín hasta Barcelona. En alguna ocasión, los inmigrantes viajaban en grupos de hasta 17 personas, aunque el vehículo solo tuviera 9 plazas.

La investigación arrancó cuando la policía francesa comunicó a la policía que un ciudadano español había sido detenido en Francia por trasladar en su vehículo a un inmigrante irregular pakistaní desde Italia a España.

Los agentes constataron que la organización tenía su sede en Barcelona. Para la fase de captación, la organización criminal contaba con varios miembros en la capital catalana que contactaban con intermediarios asentados en Italia. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.