Alivio vecinal en el Baix Guinardó tras el desahucio de una conflictiva familia de okupas. Según ha podido saber Metrópoli, este miércoles, 12 de enero, los Mossos d'Esquadra han desalojado el local ubicado en los bajos del número 175-177 de la avenida de la Mare de Déu de Montserrat.

Se trata de una familia de origen rumano, con menores, que okupaba una antigua floristería ubicada en la avenida, entre las calles de Garriga i Roca y de Sales i Ferré. El clan residía de forma ilegal desde hacía más de un año. Cuando el antiguo inquilino abandonó el local, los okupantes accedieron al interior del local y cambiaron la cerradura. 

AMENAZAS Y AGRESIONES HACIA LA PROPIETARIA

María (nombre ficticio por temor a represalias), la propietaria, explica a este medio que lidiar con esta familia ha sido "desesperante". La anciana argumenta que consiguió ganar dos sentencias a su favor, después de que los okupas recurriesen en la primera. Pero el proceso judicial no fue la única guerra contra la que tuvo que luchar María y su familia. La mujer asegura que recibió múltiples amenazas e intimidaciones por parte de los okupas.

"Me llaman por el telefonillo a las 04.00 horas de la mañana y me señalan cuando voy por la calle", explica con miedo la propietaria. María también cuenta a este medio que, en una ocasión, fue víctima de una agresión por parte de una de las okupantes de la casa. Las lesiones que recibió provocaron que fuese hospitalizada. 

Los Mossos d'Esquadra han confirmado a Metrópoli que la propietaria interpuso dos denuncias en relación al local okupado. En una de estas se denunciaron lesiones leves

TEMOR VECINAL

No solo María sufría las consecuencias de la okupación de su local. El vecindario y los comercios más cercanos también estaban en su contra. Los vecinos del inmueble, que en agosto de 2020 sufrió una oleada de okupaciones, temían que la estancia ilegal de estas personas propiciase un incendio. Los okupas cocinaban con una cocina de "camping gas", altamente inflamable, ya que el local no reunía las condiciones de vivienda y no tenía la cédula de habitabilidad. 

Comercios cercanos al local okupado han expresado a este digital su disconformidad hacia esta familia. Explican que eran personas "conflictivas", con las que habían tenido encontronazos en diversas ocasiones. 

OKUPACIÓN DE OTRO LOCAL

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona han confirmado que, de las cuatro personas de la familia que fueron desalojadas, dos de ellas eran menores. El Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona (CUESB) ha asistido el desalojo y alojó a las personas en un recurso de emergencia.

A pesar de ello, los vecinos de la zona confirmaron a este medio que los okupas se han trasladado en pocas horas a otro local okupado en el número 168 de la avenida de la Mare de Déu de Montserrat, justo enfrente. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.