El maltratador ha hallado en el coronavirus un aliado que refuerza el aislamiento que a menudo sufren las víctimas de violencia de género. Pese a los esfuerzos de los cuerpos policiales, administraciones y entidades, que desde el primer día de confinamiento mantienen la lucha contra la violencia machista como una prioridad, los datos revelan una caída en picado de las denuncias por violencia de género.

En Barcelona y 10 municipios de la província, entre los que se incluye Badalona y Hospitalet de Llobregat, las denuncias han caído un 41% en el ultimo mes. Del 6 de marzo al 5 de abril, el Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) registró 204 denuncias, una cifra muy inferior a las 346 que los abogados del turno de oficio atendieron en el mismo periodo de tiempo de 2019.

Son datos de las 11 delegaciones del ICAB que, si bien no representan el total de denuncias del territorio, son un termómtero que indica la evolución en la cantidad de casos. Abogados y asociaciones avisan que la violencia machista no ha bajado y alertan que muchos de los casos aflorarán cuando se termine el estado de alarma.

MÁS VÍCTIMAS

"Nos preocupa que los datos no se ajusten a la realidad. Seguramente habrá más víctimas ahora que antes del confinamiento", explica Carmen Valenzuela, diputada de la Junta de Gobierno del ICAB y responsable del turno de oficio y asistencia al detenido. Esta letrada apunta al miedo al coronavirus como uno de los factores que explicaría la caída en picado. La incerteza de qué será de la víctima luego, donde irá, también motivarían el descenso de denuncias. 

La Generalitat ha habilitado durante el estado de alarma mecanismos adicionales para pedir ayuda en caso de ser una víctima. Siempre de manera gratuita, se puede llamar al teléfono 900900120, o bien mandar un mensaje de Whatsapp al teléfono 671 778 540, que refuerza la dirección de correo electrónica ya exisstente 900900120@gencat.cat. Durante los primeros nueve días de confinamiento, las llamadas al teléfono confidencial (******120) aumentaron un 34%.

MENOS RECURSOS

"Es lógico que las denuncias bajen, pero las víctimas están más en peligro que nunca. Tienen menos recursos", señala Remei Saez, directora de la Plataforma Unitària contra les Violències de Gènere. Han surgido redes vecinales y comerciales que buscan ayudar a posibles víctimas a dar un paso adelante y denunciar. Farmacias, supermercados y tiendas de Barcelona lucen carteles que animan a la mujer a dar una señal a los establecimientos para que sus encargados avisen a la policía. No obstante, observa Saez, "están más aisladas".

Imagen de la campaña 'No està sola' contra la violencia de género durante el confinamiento
Imagen de la campaña 'No està sola' contra la violencia de género durante el confinamiento

Valenzuela describe el escenario en el que se puede encontrar una víctima. "El confinamiento hace que estés 24 horas con tu agresor, que también puede ser psicológico. Imagínate una persona que te menosprecia e insulta todo el día", describe. La letrada apunta a la importancia, ahora más que nunca, de la colaboración de los vecinos al más mínimo señal de una situación de violencia.

'LAS ENTIDADES SEGUIMOS TRABAJANDO'

Saez explica que en un escenario sin confinamiento, la víctima puede conocer los recursos donde dirigirse. Ahora, esto se complica mucho más. La activista destaca la importancia de la insistencia de los anuncios televisivos en contra de la violencia machista. "Las entidades seguimos trabajando desde la distancia", insiste. Ahora más que nunca, añade, las víctimas deben sentir que existe "una red detrás para acompañarla, rescatarla y calmar su angustia".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.