Valentín Moreno, en círculo rojo, con el resto del equipo del Sant Adrià CF / Cedida
Valentín Moreno, en círculo rojo, con el resto del equipo del Sant Adrià CF / Cedida

Crímenes en 2021: Los 18 homicidios de Barcelona y su área metropolitana

El crimen del pequeño Leo de dos años es el asesinato que más ha conmocionado a la opinión pública

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) registró 18 crímenes durante el 2021. Siete tuvieron lugar en la ciudad de Barcelona. El asesinato del pequeño Leo Álvarez (2 años) a manos de su padre es sin duda el que más sacudió a la opinión pública. En la lista negra de muertes violentas se encuentran casos de violencia de género, peleas y robos con el peor final. 

Johnatan Burgos (40 años) era muy conocido en el barrio obrero de Trinitat Vella de la capital catalana. De familia humilde, con cuatro hermanos, era fácil verlo en alguno de los bares con sus amigos. El 4 de enero un hombre lo apuñaló mortalmente después de una breve discusión. Coquito, como le conocían los que le querían, abría la lista de los homicidios del año.

PRIMER CASO DE VIOLENCIA DE GÉNERO

El primer caso de violencia de género en el área de Barcelona ocurrió en un piso de Badia del Vallès el 25 de enero Allí los Mossos d'Esquadra encontraron una mujer muerta con evidentes signos de violencia. La víctima tenía 94 años y murió a manos de su hijo que la cuidaba. Ambos vivían juntos en la calle Santander. No constaban antecedentes por violencia contra la mujer. Según recoge el portal Feminicidio.net –que recoge los datos de la violencia machista– una vecina y familiar de la víctima se encontró el cadáver y al hijo. El asesino tenía la invalidez y cobraba una pensión desde que fue diagnosticado de un trastorno de esquizofrenia. El hombre fue detenido en el mismo domicilio.

El escenario del tercer crimen fue un domicilio de Viladecans (Baix Llobregat) el 31 de enero. Una mujer de 37 años mataba a su pareja, un hombre, tras una fuerte discusión. Fue la propia mujer la que avisó a los vecinos que decidieron llamar a la policía. La homicida apuñaló mortalmente en el corazón a la víctima. Ambos mantenían una relación desde hace dos años.

EL PRIMER BAZAR DEL GUINARDÓ

Cuatro días del crimen de Viladecans, el 4 de febrero, otro hombre también moría apuñalado. Era Weimin Sun (50 años) el dueño del primer bazar del barrio de Guinardó que fue atacado por un ladrón de 20 años que le amenazó, navaja en mano, para robarle. Sun le hizo frente, pero su decisión le costó la vida. El crimen conmocionó a un barrio que quiso recordar a la víctima con un emotivo homenaje en el que participaron más de 100 personas.

El 9 de febrero un menor de 17 años moría en el hospital Germans Trias i Pujol tras sufrir una puñalada dos días antes. El chico murió al intentar evitar una agresión a su hermano de 14 años en una pelea que tuvo lugar sobre las 11.00 horas en la calle Torrent d'en Grau de Badalona. Durante las semanas siguientes, los Mossos detuvieron a dos menores acusados del homicidio. Los arrestados tienen 14 y 15 años.

A la izquierda el bazar que regentaba Weimin Sun, víctima de uno de los siete crímenes de Barcelona. A la derecha fotomontaje con Martín Ezequiel y su hijo / TWITTER Y METRÓPOLI
A la izquierda el bazar de Weimin Sun. A la derecha fotomontaje con Martín Ezequiel y su hijo / TWITTER Y METRÓPOLI

 

Lucía Dotto Domingues tenía solo 42 años cuando murió asesinada por su pareja el 18 de mayo en un nuevo caso de violencia de género. Su hijo de 13 años encontró los dos cadáveres en un domicilio de Corbera de Llobregat. El homicidio se colgó tras cometer el crimen. La víctima tenía otro hija de nueve años. Dotto Domingues era directora de la cadena de hoteles de lujo Relais Chateaux para España y Portugal.

EL PARRICIDA DE SANTS

Hay que saltar al verano para localizar el siguiente crimen en el Área Metropolitana de Barcelona. El 24 de julio los Mossos d'Esquadra de la División de Investigación Criminal (DIC) hallaron el cuerpo de un hombre en Sant Adrià de Besòs. El hombre falleció en la calle cuando fue agredido por otro.

El barrio de La Mina de Sant Adrià de Besòs registró el siguiente crimen. Ocurrió el 27 de julio en torno a las 14:45 horas cuando un hombre mató a otro en Sant Adrià de Besòs atacándole con un cuchillo en el cuello. El presunto agresor, amigo de la víctima, escapó del lugar de los hechos pero tras varias horas en paradero desconocido, se presentó en las dependencias policiales de Sant Andreu. 

Un mes más tarde, el 24 de agosto, Barcelona vivió uno de sus crímenes más sobrecogedores cuando Martín Ezequiel Álvarez asesinó a su hijo de dos años en la habitación de un hotel de la avenida del Paral·lel. Lo hizo para dañar a su expareja en un nuevo caso de violencia vicaria. "Te dejo en el hotel lo que te mereces", le escribió a la madre justo después de asfixiar al pequeño. El asesino se quitaba la vida poco después en una zona boscosa del aeropuerto de Barcelona.

PELEA ENTRE LADRONES

El 21 de septiembre, la policía detenía en Sant Boi de Llobregat a un hombre de 44 años acusado de matar a otro. Los hechos tuvieron lugar en un piso de la localidad cuando se produjo una pelea entre ambos y el homicida acuchilló a su compañero de piso. Los mossos encontraron a la víctima inconsciente, pero aun con vida. Según publicó entonces El Caso, el crimen tuvo lugar en una residencia tutelada para pacientes psiquiátricos.

Mohammed, en una imagen de archivo / METRÓPOLI
Mohammed, en una imagen de archivo / METRÓPOLI

 

El 6 de octubre, el Raval fue noticia por la muerte de Mohammed, muerto tras ser apuñalado por otro hombre en la calle de Hospital. La víctima vivía cerca del lugar donde perdió, en la esquina con la calle Riera Baixa, un lugar frecuentado por traficantes y uno de los puntos donde se concentran más robos en Ciutat Vella. El mismo Mohammed, de 39 años, era un conocido delincuente que merodeaba la zona. Acumulaba 30 antecedentes policiales. El homicida, 99.

UN COMERCIANTE ACUCHILLADO

Dos días después, el 8 de octubre, un atraco en un comercio de Rubí terminaba de forma fatal cuando un joven apuñalaba a un hombre de origen pakistaní. El agresor había romado una botella de ron con un compinche, pero el comerciante persiguió a los ladrones y murió apuñalado. Los dos individuos fueron detenidos y uno de ellos ingresó en prisión preventiva el 21 de octubre. El cónsul del Pakistán en Barcelona quiso reconocer la labor de la jueza que investigó el caso y decidió condecorarla.

Jesús, conocido como El Conejo, era muy conocido en el barrio de Bellvitge de L'Hospitalet de Llobregat. Padecía problemas psicológicos y había protagonizado algunos episodios conflictivos como la quema de contenedores. El 9 de octubre, tras insultar a una mujer fue salvajemente agredido por la pareja de ella. Ingresó en el hospital pero moría horas después a causa de las heridas. El juez decretó la prisión provisional para el detenido que se entregó horas después a la policía.

CRIMEN DEL GAIXAMPLE

El 26 de octubre, sucedía un crimen en la zona del Gaixample de Barcelona. Un hombre moría apuñalado en un acomodado edificio de viviendas ubicado en Comte d'Urgell con Gran Via.  La víctima, un hombre de 65 años, regentaba el bar People. Fuentes vecinales relataron a este medio que un hombre de 44 años de nacionalidad colombiana lo apuñaló por la espalda. Poco después, era detenido por los Mossos d'Esquadra. El homicidio sorprendió a los vecinos de un inmueble tranquilo y en el que todos se conocían. La víctima pasaba por una situación económica delicada y desde 2017 había intentado vender su negocio en varias ocasiones.

El 19 de noviembre se producía una ejecución en plena calle de Sant Adrià de Besòs. Un hombre disparaba en la nuca a Valentín Moreno Gómez, antiguo miembros de los Boixos Nois, los ultras del Barça. Cumplió una condena por matar de una paliza a un chico en la salida de una discoteca y se había granjeado muchos enemigos. La víctima murió en un contexto de pugna entre clanes por el control del negocio del tráfico de marihuana en la Zona franca.

EJECUCIÓN EN CERDANYOLA

Las fiestas de Sant Andreu fueron el escenario para el siguiente crimen el 28 de noviembre en un botellón masivo en la plaza de Can Fabra con centenares de jóvenes bebiendo, fumando y bailando. Una discusión entre dos grupos subió de tono y un joven sufrió una puñalada en el pecho. No pudieron hacer nada para reanimarlo y murió poco después en el Hospital Vall d'Hebron.

Edificio de Vallcarca en el que un hombre mató a su hermano/ GUILLEM ANDRÉS
El crimen ha tenido lugar en el paseo de la Mare de Déu del Coll de Vallcarca / GUILLEM ANDRÉS

 

Pocos días después, el 30 de noviembre se produjo una nueva ejecución, un tipo de crimen nada habitual en Cataluña y en el resto de España en general. Esta vez el crimen tuvo lugar en Cerdanyola del Vallès. La víctima era Óscar que moría tras recibir cuatro balazos después de dejar a su hijo en el instituto. El asesinato parece a manos de un profesional, pero la policía no cree que la víctima tuviera relación con el mundo del narcotráfico. No se han revelado las novedades, si es que las hay, de la investigación.

CRIMEN ENTRE HERMANOS

El último homicidio del 2021 en la ciudad de Barcelona ocurrió el 21 de diciembre en un piso del barrio de Vallcarca i Penitents. Allí moría hombre de 40 años tras ser apuñalado por su hermano, unos años más joven. No era la primera vez que el agresor había reaccionado violentamente contra su familiar. El hombre, detenido poco después por los Mossos d’Esquadra, padece un trastorno psicológico y hace unos meses había amenazado a la víctima con un cuchillo de grandes dimensiones.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.