Este viernes arranca en la Audiencia de Barcelona el juicio contra los exguardia urbanos Rosa Peral y Albert López. La Fiscalía los acusa de matar a Pedro Rodríguez, también compañero del cuerpo policial. En mayo de 2017, el hallazgo de un cuerpo calcinado en el pantano de Foix (Alt Penedès) desencadenó la investigación de uno de los crímenes con más expectación mediática de los últimos años. Los investigadores apuntan a un peligroso triángulo amoroso como el detonante del presunto asesinato. La víctima era novio de Peral, casada con otro hombre y que mantenía una tercera relación con López, el otro acusado. 

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) acogerá esta mañana la selección del jurado sin la presencia de los acusados. La declaración de los dos únicos sospechosos del crimen se ha previsto para el 11 y 12 de marzo

5 MAYO 2017: HALLAZGO DEL CUERPO

Un ciclista denuncia la presencia de un coche totalmente calcinado en un terraplén del pantano de Foix. Una patrulla de dos agentes se desplaza hasta el lugar. En el maletero del coche encuentran los restos óseos de un cadáver. Durante las primeras horas se desconoce que se trata de un agente de la Guardia Urbana. La matrícula del coche y un implante en la espalda revelan la identidad de la víctima: el cuerpo es de Pedro Rodríguez, de 38 años.

Los investigadores descartan rápidamente que se trate de un suicidio. Una de las razones es la posición del cuerpo. El agente había mantenido una disputa con un motorista al que agredió en la carretera Arrabasada por saltarse un control de tráfico. Sin embargo, llegaron a un acuerdo económico, y las pesquisas policiales se desplazan hacia el entorno más cercano de la víctima. 

13 MAYO 2017: LAS DETENCIONES 

Los Mossos d'Esquadra detienen ocho días después de encontrar el cuerpo a los agentes de la Guardia Urbana Rosa Peral y Albert López. Los agentes descubren que Peral, en ese momento pareja de Rodríguez, está implicada en el conocido como caso de pornovenganza, según el cual, un subinspector del mismo cuerpo difundió fotos de contenido sexual de la agente tomadas cuando ambos habían mantenido relaciones.

19 JULIO 2017: NUEVA POSIBLE VÍCTIMA

El 19 de julio una información de El País desvela que Rodríguez podría estar implicado en la muerte de un vagabundo. En su declaración ante el juez, Peral confiesa que su expareja le confesó que había quemado a un vagabundo y a sus perros. La acusada dijo que a Rodríguez le "molestaban" los ladridos de los animales y que, por ese motivo, metió en la fábrica y "los quemó". 

29 DICIEMBRE 2017: EL ENCARGO A UN SICARIO

El Juzgado de Instrucción 2 de El Vendrell investiga si Peral encargó a un sicario la muerte de su exmarido​, mosso d'esquadra por impedir que sus dos hijas vieran a los abuelos maternos. Por ello, pidió ayuda a varias internas de la cárcel de Wad Ras. 

9 ENERO 2018: FIN DEL CASO DE LA 'PORNOVENGANZA'

El juez absuelve al subinspector de la Urbana, Óscar S. acusado de enviar una fotografía íntima de carácter sexual de Peral mientras mantenían relaciones sexuales. El magistrado no ve acreditado que fuera este quien difundiera masivamente esta foto. "No se ha acreditado que el acusado conociera las claves de acceso del correo de Rosa Peral", zanja el juez.

22 FEBRERO 2018: ¿MUERTE POR ENVENENAMIENTO?

En la intimidad de un calabozo, Peral explica a una presa de Wad-Ras que envenenó a Rodríguez antes de matarlo y quemar el coche. La interna explica el relato ante la juez de Vilanova i la Geltrú que investiga el caso. Según un abogado de la causa, la reclusa aporta elementos "sustanciosos y determinantes" para aclarar el crimen.

MARZO 2018: LOS CELOS, CAUSA DEL CRIMEN

A medida que avanza el crimen, todo apunta que la causa del crimen son los celos de López hacia Rodríguez. El primero había empezado a salir con Peral en 2012, pero cortaron la relación. Todo indica qué López no pudo perdonar a Rodríguez que le hubiera quitado el amor de su vida.

11 JUNIO 2019: PERAL, TRASLADADA DE PRISIÓN

Servicios Penitencarios decide trasladar de centro a Rosa Peral tras protagonizar una pelea con otra interna. Es el tercer traslado de una presa problemática. que manipula a las presas. La cárcel la acusa de romper el "equilibrio" de la rutina carcelaria.

23 ABRIL 2019: 24 Y 25 AÑOS DE PRISIÓN

Termina la instrucción del caso y la Fiscalía pide penas de 24 y 25 años de cárcel para López y Peral. El Ministerio Público también reclama 10 años de libertad vigilada y la indemnización de 785.000 euros para el hijo, padre, hermanos y la excompañera sentimental de Rodríguez.

29 ENERO 2020: NUEVA PRUEBA

Los Mossos d'Esquadra descubren que Rodríguez adquirió un móvil de prepago 10 días antes del crimen. El agente realiza una llamada la misma noche del crimen, lo que para los investigadores representa un aviso, una prueba. Minutos antes, Peral y él han intercambiado diversas llamadas perdidas y conversaciones telefónicas con sus respectivos números.