Vecinos de Cornellà de Llobregat se encuentran en estado de máxima alerta. Durante este fin de semana, captaron como unos hombres colocaban testigos de plástico en sus puertas.

Este método es utilizado con frecuencia para conocer si el piso está habitado, con entradas y salidas frecuentes o, por el contrario, se encuentra vacío. Si es así, los delincuentes entienden que tendrán facilidades para robar u okupar la vivienda.

El pasado fin de semana, residentes del barrio del Centre sufrieron este método. Unos hombres accedieron a la comunidad de vecinos, a primera hora de la mañana, para colocar estos plásticos en las puertas que conforman los domicilios del bloque. Lo que no esperaban era ser captados por la cámara de uno de los vecinos.

Uno de los marcadores localizados en las puertas de los vecinos
Uno de los marcadores localizados en las puertas de los vecinos

MIRILLA DIGITAL

Fuentes vecinales explican a Metrópoli Abierta que los hechos tuvieron lugar "el sábado y el domingo a primera hora de la mañana". El primer día, "dejaron plásticos en las puertas" y, el segundo, "pasaron a ver cuántos seguían" intactos.

Algunos de los residentes disponen de mirillas digitales con grabación de imágenes, ya que "hace cinco o seis años" se encontraron con un episodio similar. Gracias a ello, "un vecino se dio cuenta", pudo captar la secuencia, se puso en conocimiento de la Guardia Urbana y se ha denunciado a los Mossos d'Esquadra.

Como se puede ver en el vídeo, registrado el pasado sábado a las 06.37 horas, uno de ellos coloca pequeños fragmentos de plástico en las puertas, ayudado de la iluminación que le ofrece la linterna de su teléfono móvil. Tras ello, se marcha para repetir la acción en el siguiente rellano.

"BARRIO TRANQUILO"

Desde la Asociación de Vecinos del Casc Antic de Cornellà, aseguran haberse mostrado "sorprendidos" por los hechos, que este lunes les ha confirmado la Guardia Urbana. Reconocen que no se esperaban que esto sucediera en el barrio, ya que "no es algo que haya pasado anteriormente con frecuencia".

El colectivo vecinal afirma que su barrio es "tranquilo, nada conflictivo", pero sí apunta que se ha producido "algún robo". En este sentido, señala la influencia que tiene el barrio de Riera, algo problemático especialmente en los alrededores del centro comercial Splau y cuando se celebraban partidos de fútbol con público, previamente a la pandemia.

PUERTA FORZADA

Esta problemática es conocida por los vecinos de Cornellà. Dani se encuentra paseando por la Rambla de Josep Anselm Clavé, una arteria del barrio Centre. Ha venido hasta la zona para "visitar a familiares" que continúan viviendo en un municipio del que él se marchó por cuestiones laborales. Este antiguo residente afirma que, durante los años que vivió en el barrio, nunca se encontró con esta situación, pero sí que "forzaron la puerta de la comunidad" en más de una ocasión.

Rosa suma, prácticamente, cuatro décadas viviendo en Cornellà. Durante los primeros años lo hizo en el barrio de Sant Ildefons pero, tiempo después, se mudó a un piso cercano al mercado del barrio Centre. Esta vecina sí ha llegado a encontrarse con esta situación en su vivienda y otras de su comunidad, algo que ha sufrido "algún año en los meses de verano", especialmente en agosto.

Viviendas en la calle de Marcelino Menéndez Pelayo / RP
Viviendas en la calle de Marcelino Menéndez Pelayo, una de las vías del barrio Centre / RP

Antonio vive en el barrio de Riera, pero por cercanía acude a comprar al mercado y a otros comercios del centro. Residente en una comunidad con "pocos vecinos", explica que desconoce el método de los testigos, pero sí afirma que conoce un caso de robo en un domicilio de su barrio vecino.

Al cierre de esta edición, el Ayuntamiento de Cornellà no ha dado respuesta sobre si es conocedor de este caso, así como si se han dado otros similares en el barrio Centre.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.