La Audiencia de Barcelona ha liberado a dos policías nacionales en prisión preventiva por intentar introducir grandes cantidades de cocaína a través del Puerto de Barcelona. Los magistrados creen que la restricción de movimientos por el confinamiento impiden que los dos sospechosos se fuguen. 

La crisis sanitaria obligó a anular el juicio contra los policías corruptos que debía empezar el lunes. Los jueces creen alargar la prisión preventiva hasta finales de 2020 o principios de 2021, cuando podría retomarse el juicio, es "excesivo". Valiéndose de su conocimiento policial para luchar contra el narcotráfico, el inspector antidroga Calixto M.G y el policía jubilado Francisco Ll.M, planearon la entrada de cientos de quilos de coca.

ESTRATEGIA JURÍDICA

Tal y como publica este martes El País, los abogados están intentando utilizar el confinamiento para conseguir que sus clientes sean puestos en libertad, eso sí, con otras medidas cautelares. En general, los letrados no consiguen su propósito, pues los jueces consideran que el riesgo de fuga persiste a pesar del estado de alarma. Sin embargo, la Sección Sexta de la Audiencia de Barcelona sí ha aceptado la petición del abogado penalista Carles Monguilod.

El auto judicial señala que "la extensión de la pandemia ha provocado en la práctica casi un cierre de fronteras y una limitación de movimientos no solo en el ámbito geográfico interno”. Una situación que ha “reducido de forma muy significativa el riesgo de fuga”.

CONTROL TELEFÓNICO

En este caso, se aplicarán a los dos agentes de la policía y otros 30 acusados, otras medidas cautelares como la retirada del pasaporte, la prohibición de salir de España y el control diario por teléfono con los Mossos d'Esquadra que se alargará hasta que se decrete el fin del estado de alarma.

 

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.