El conductor acusado de matar a una pareja de motoristas en marzo de 2020 en Badalona estando ebrio y drogado y de poner en riesgo la vida de otros usuarios y peatones con su conducción "temeraria" en zigzag y por el carril contrario a gran velocidad ha pedido disculpas: "Lo siento sinceramente".

"Si hubiera sabido lo que iba a pasar, nunca hubiese cogido el coche", ha dicho el procesado durante el juicio, tras pedir disculpas a la familia de las víctimas y al tribunal. Ha admitido que chocó contra "algo", pero que no sabía si había sido con una "farola, un coche, una moto o con qué".

Fachada de la Audiencia de Barcelona / EUROPA PRESS - DAVID ZORRAKINO
Fachada de la Audiencia de Barcelona / EUROPA PRESS - DAVID ZORRAKINO

JUICIO CONTRA EL ACUSADO

En la sección 21 de la Audiencia de Barcelona ha quedado este martes visto para sentencia el juicio contra Jordi P.S, de 24 años de edad, a quien el ministerio público le imputa hasta un total de ocho delitos, entre ellos, dos homicidios por imprudencia grave por la muerte de los dos motoristas.

Sin embargo, la fiscal ha presentado en sus conclusiones finales una calificación alternativa, en la que rebaja uno de los delitos que le imputa –el de abandono del lugar del accidente– y lo deja en grado de tentativa, sustituyendo la pena inicial de dos años de prisión por este acto ilícito a cuatro meses y medio.

El ministerio fiscal, no obstante, mantiene el resto de los delitos, por los que solicita entre todos ellos seis años y medio de cárcel, si bien el acusado permanece privado de libertad desde el día del siniestro, el 6 de marzo de 2020.

CONDUCCIÓN TEMERARIA

La colisión fatal en la que fallecieron un motorista y su pareja, que eran padres de dos hijos, se produjo sobre las 20.35 horas de ese día, después de que el acusado, que conducía además con el carnet sin puntos, se saltara un control de los Mossos d'Esquadra huyendo a gran velocidad del lugar, llegando a alcanzar los 133 km/h en un tramo cuyo límite permitido era de 50 Km/h.

En su huida por varias de las calles y avenidas más céntricas y concurridas de Badalona, el procesado se saltó semáforos en rojo, condujo en zigzag e invadió el carril contrario de varias vías.

Tras minutos de huida, el acusado, que conducía bajos los efectos del alcohol –0,68 y 0,69 mg/litro en sangre en las dos pruebas practicadas– y de estupefacientes como la cocaína, giró por una calle y chocó con la motocicleta en la que iban los dos fallecidos, y a la que arrastró varios metros hasta que esta impactó con el coche en el que viajaba la otra persona que resultó herida.

Como consecuencia del accidente –el acusado huyó del lugar "despreocupándose totalmente de los heridos", subraya la fiscal–, el motorista falleció allí mismo, mientras que su mujer perdió la vida poco después en el hospital al que fue trasladada.

TODO EL DÍA CONSUMIENDO ALCOHOL Y DROGAS

El acusado, que solo ha contestado a las preguntas de la fiscal y de su abogado, ha comenzado su testimonio pidiendo disculpas a la sala y a las familias de las víctimas: "Lo siento sinceramente. Si hubiera sabido lo que iba a pasar, nunca hubiese cogido el coche", ha dicho Jordi P.S.

Ha relatado que ese día, "nada más levantarme, ya consumí cocaína", a lo que siguieron varias ingestas de alcohol: "Me tomé un par o tres de carajillos", luego quedé con un amigo –al mediodía– en un bar de Barcelona y "allí pedimos dos gintónics" y luego fuimos a otro local de restauración y "ahí nos bebimos dos botellas de vino". "Estuve todo el día consumiendo alcohol y drogas", ha resumido.

"OBLIGADO A ACELERAR"

En ese punto, el acusado cogió el coche y se dirigió hasta el barrio de Sant Roc de Badalona y, a partir de ese momento, ha explicado que "hay cosas que sí recuerdo" y "hay cosas que no": "Lo siendo si iba alcoholizado y drogado", ha dicho de nuevo.

A preguntas de la fiscal, ha dicho no ver cómo los peatones se apartaban para no ser atropellados, pero sí ha reconocido que "puede ser que en algún momento" fuera en dirección contraria, aunque sobre esta última infracción ha culpado a la persona que iba de copiloto en el coche, y a la que acababa de conocer: Esta persona "me obligaba a acelerar", igual "escondía algo como droga", ha justificado el procesado.

Ha afirmado que gracias a estar en prisión desde el día del accidente "está ahora totalmente limpio" y que ya no consume drogas.

Bloque de pisos de Sant Roc, barrio de Badalona en el que han desmantelado una organización criminal de tráfico de cocaína / GOOGLE MAPS
Bloque de pisos del barrio de Sant Roc de Badalona donde se produjo el atropello / GOOGLE MAPS

DEFENSA DEL ACUSADO

La segunda y última jornada del juicio contra Jordi P.S ha arrancado con las declaraciones de varios peritos, entre ellos, los del Instituto Nacional de Toxicología, quienes han confirmado que el procesado se hallaba bajo los efectos del alcohol y de las drogas cuando provocó el accidente mortal, y que las pruebas de saliva determinaron que había una "concentración importante" de cocaína.

La defensa del procesado ha aportado el testimonio de dos psiquiatras, quienes han argumentado que el joven tenía sus capacidades cognitivas en el momento del accidente "severamente deterioradas" por el consumo de sustancias tóxicas. Asimismo, que presentaba un "déficit en la percepción de la realidad" y que su comportamiento era por ello "prepotente" y "seguro", además de mostrar "agresividad y nerviosismo" debido a la cocaína.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.