ARCHIVADO EN:

Uno de los puntos estrellas del programa electoral con el que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, accedió al cargo fue el de acabar con los desahucios de viviendas que se venían produciendo en la ciudad. Sin embargo, las políticas del ayuntamiento no ha logrado acabar con esta realidad y la cifra de desahucios en la ciudad sigue siendo muy elevada.

Según los datos que ofrece el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), durante el 2017 se produjeron en Barcelona un total de 2.519 desahucios. Los datos son más preocupantes si se tiene en cuenta que la gran mayoría (2.139) lo fueron por impago en el alquiler, mientras que tan sólo 250 lo fueron por problemas con la hipoteca. El 85 % frente al 10 %. Esto quiere decir que la gran mayoría de las familias desahuciadas son familias necesitadas que no han podido hacer frente al pago del alquiler.

A estas cifras, según denuncia la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), hay que sumar la de los desahucios de familias que ocupan en precario una vivienda, es decir, que han sido desahuciadas anteriormente de una vivienda y que se han visto obligadas a ocupar otraa sin ningún tipo de contrato para no tener que quedarse en la calle.

La propia PAH, a la que antes de acceder a la alcaldía tiempo perteneció Ada Colau, siendo una de sus miembros más destacadas, ha denunciado en un comunicado que “desde 2013 los desahucios no se han parado. En Barcelona se han acumulado más de 14.841”, en los últimos cinco años. Una media de casi 3.000 desahucios al año, más de ocho al día.

DESCENSO

Pese a ello, la tendencia del número de desahucios no ha dejado de descender en la capital catalana desde 2013, según los datos del CGPJ. En aquel año se produjeron 3.289 desahucios en la ciudad, 2.770 por impagos de alquiler; al año siguiente, las cifras apenas se redujeron a 3.244 y 2.707. Sin embargo, a partir de 2015, el descenso ha sido más pronunciado, aunque en ningún caso ha alcanzado unas cifras asumibles para las asociaciones dedicadas a la lucha para evitar los desahucios.

Ese año, el número de actuaciones judiciales en este sentido fue en la ciudad de Barcelona de 3.098, de las que 2.581 lo fueron por impago de alquiler; estas cifras descendieron en 2016 a 2.691 y 2.285, mientras que el año pasado fueron de 2.519 y 2.139.

De todas formas, la PAH exige que se tomen más medidas en todos los niveles de la administración, incluido el local, para poner fin a los desahucios, sobre todo en aquellos casos en los que no existe ninguna alternativa habitacional para las personas que son desalojadas del piso que habitan, en muchas ocasiones pese a ser familias con menores a su cargo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.