Nueva actuación policial contra los narcopisos del Raval de Barcelona. Unos supuestos traficantes de shabú, una droga consumida en la comunidad filipina de Barcelona, abandonaron ayer el piso que ocupaban después de que agentes de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana les reclamaran que dejaran el inmueble.

Tras sospechar que un grupo de personas de nacionalidad filipina vendía droga, la policía permitió que abandonaran el piso dejándolo vacío. Los agentes no pudieron localizar el propietario de la vivienda y la tapiaron para evitar el regreso de los traficantes.

PRESIÓN POLICIAL

En una nota difundida por la policía catalana, los mossos aseguran que desde el inicio del estado de alarma, tanto la urbana como el propio cuerpo mantiene una "presión policial" sobre los puntos de venta de droga en el barrio del Raval. Esta presión ha conllevado el cierre de cuatro narcopisos y un punto de venta.  Este fin de semana, los mossos cerraban un narcopiso después que un hombre denunciara que había sido retenido por los traficantes durante tres días. 

Esta madrugada, los agentes detenían a dos hombres de nacionalidad paquistaní como presuntos autores de un delito de lesiones. Los detenidos habrían participado en una pelea en el interior de un domicilio.

PELEA 

Una patrulla ha sido alertada de que había un hombre herido en la calle, que ha sido atendido en un centro médico con pronóstico grave.  Los agentes se han desplazado hacia el portal donde se produjo la pelea. Allí, han encontrado otro hombre herido que aseguraba haberse defendido de la agresión del primer hombre después de que intentara entrar en su casa. Tras constatar las dos versiones contradictorias, los dos hombres quedaron detenidos. Ambos pasarán a disposición judicial en las próximas horas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.