Un grupo de agentes de los Mossos d'Esquadra de la Unidad de Investigación de la comisaría del Eixample ha desarticulado una banda criminal dedicada al tráfico de drogas que se llevaba a cabo desde narcopisos ubicados en los distritos de Ciutat Vella y el Eixample.

El operativo policial, que ha empezado este miércoles por la mañana, se ha saldado con diez detenciones y la intervención de varias cantidades de droga (heroína y cocaína), enseres para su manipulación y dinero. Entre los detenidos se encuentran los principales jefes de la organización, que se encargaban de gestionar los cuatro narcopisos investigados.

MÁS DE MEDIO AÑO INVESTIGANDO

La investigación se inició a finales del año pasado después de recibir diferentes informaciones que indicaban una afluencia notable de consumidores que acudían en estos lugares para adquirir las drogas, principalmente crack y heroína.

Los investigadores llevaron a cabo diferentes vigilancias en el entorno de estos narcopisos pero el decreto de Estado de Alarma aprobado por el impacto de la pandemia del coronavirus supuso una disminución de la actividad delincuencial en estos espacios a pesar de que la actividad policial se mantuvo para ir recopilando el máximo de indicios relacionados con el grupo investigado.

CAPTABAN MUJERES COMO CORREOS DE DROGA

Unos días antes del inicio del encierro, los investigadores desmantelaron uno de los narcopisos investigados en el marco de un operativo policial que supuso la desarticulación de otra organización criminal de tráfico de drogas a nivel internacional.

Justo cuatro días antes de la declaración de estado de alarma, los Mossos d'Esquadra llevaron a cabo un operativo que permitió desarticular este grupo que captaba mujeres en locales de ocio nocturno de la ciudad para convertirlas en correos de droga a cambio de dinero. Durante un par de años, esta organización habría realizando de manera periódica la importación de heroína proveniente de África y cocaína de Sudáfrica. Estas drogas se distribuían desde diferentes narcopisos de Barcelona.

La irrupción del Covid-19 frenó la actual investigación que afectaba al resto de los narcopisos investigados (dos en el Eixample y uno en Ciutat Vella) que a pesar de que continuaron activos redujeron su actividad. Con el inicio de la fase de desescalada, los Mossos d'Esquadra detectaron una mayor afluencia de consumidores y reactivaron la investigación policial. Con todos los indicios recogidos, los investigadores pidieron una autorización judicial para hacer tres entradas simultáneas en los tres narcopisos investigados que se han llevado a cabo este miércoles.

NO SE DESCARTAN MÁS DETENCIONES

A primera hora de esta mañana, los Mossos d'Esquadra han realizado las entradas y cacheos judiciales en estos inmuebles. El balance de la actuación policial ha sido de 10 detenidos, entre los cuales hay los principales líderes del grupo criminal que se encargaban de gestionar los narcopisos, de proveer la droga a los vendedores y de controlar su actividad.

El dispositivo de Mossos para detener a la banda fue importante / MOSSOS
El dispositivo de Mossos para detener a la banda fue importante / MOSSOS

De los tres inmuebles investigados, dos estaban ocupados ilegalmente. Los Mossos d'Esquadra ya han iniciado las gestiones para localizar sus legítimos propietarios para devolver las propiedades y restablecer la normalidad en los bloques de pisos afectados por la actividad delictiva. La investigación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones relacionadas con el grupo investigados.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.