La actuación de cuatro vigilantes de seguridad del servicio de Rodalies Barcelona en plaza Catalunya ha indignado este miércoles a decenas de usuarios. Según explica un viajero, un hombre habría intentado colarse en esa parada para coger un tren la de Renfe y los vigilantes lo han retenido, reducido en el suelo e inmovilizado. 

Una treintena de personas ha protestado contra lo que han considerado un abuso de poder y una actuación racista, como apunta el usuario de Twitter Miguel Ángel Palos, que ha presenciado lo sucedido. Los hechos han provocado una bronca entre varias personas y algún vigilante de seguridad que se llegado a encarar contra un usuario que le recriminaba su manera de proceder. 

ATAQUE 'RACISTA'

Dos agentes de seguridad ciudadana de los Mossos d'Esquadra han accedido a la estación para calmar los ánimos e intentar controlar la situación. La entidad Unitat contra el Feixisme i el Racisme ha cualificado los hechos de "racismo" y los ha definido como los "típicos ataques brutales de los que se supone que deben garantizar la seguridad de las personas.