Los Mossos d'Esquadra han detenido a cinco personas y han dado por desarticulado un grupo especializado en forzar cerraduras al que achaca la comisión de al menos diez robos en pisos de Barcelona. La policía ha informado de que las detenciones se produjeron el pasado día 29 y que el juez ha mandado a prisión a uno de los arrestados.

Los miembros de la banda eran especialistas en forzar cerraduras y practicaban en una especie de taller que habían montado en el piso donde vivían, en la calle Castillejos, en el que fabricaban sus propias herramientas y en el que tenían una muestra de bombines de cerraduras para depurar su técnica.

FORZABAN LA CERRADURA

Los Mossos iniciaron la investigación sobre este grupo el pasado mes de abril, coincidiendo con el confinamiento, tras constatar un incremento de robos en domicilios a los que los ladrones accedían por la puerta, tras forzar la cerradura.

Antes de acceder a las viviendas, uno de los ladrones llamaba al interfono mientras otro estaba atento junto a la puerta a cualquier sonido que saliera del interior, para comprobar que no había nadie.

Una vez constatado que se encontraba vacía, forzaban la cerradura con gran rapidez y se llevaban dinero y objetos de valor que pudieran revender fácilmente.

DETENCIÓN PRECIPITADA

La desarticulación del grupo se precipitó el día 29, después de que agentes de la Urbana localizaran en la plaza Urquinaona a dos hombres que al parecer acababan de cometer un robo y que llevaban varios objetos de cuya procedencia no pudieron dar cuenta.

Tras conocer los Mossos esas dos detenciones, comprobaron que las dos personas pertenecían al grupo de ladrones que estaban investigando y esa misma noche arrestaron a los otros tres miembros del grupo y registraron su domicilio.

Los detenidos, todos ellos de nacionalidad georgiana, tienen entre 28 y 57 años.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.