Cinco hombres y una mujer encapuchados han atacado de forma violenta a un joven en el metro de Barcelona. En concreto, el suceso ocurrió la madrugada del domingo en la estación de Ciutadella.

El grupo acorraló y golpeó a la víctima hasta dejarla inconsciente en el suelo de la estación. La banda entró con las caras tapadas, según uno de los testigos, que añadió que “invadieron el andén con estilo mafioso, como si fueran matones”.

“LA VÍCTIMA QUEDÓ K.O."

Según relata, es un joven negro de 23 años al que rodearon y apalizaron hasta dejarlo inconsciente. La víctima se sintió acosada en la zona de las máquinas de venta de billetes y transporte y uno de los atacantes, según explica Tot Barcelona, le dio un puñetazo en la cara y lo dejó “K.O.”.

Tras la agresión, los vigilantes aseguran que se quedaron “paralizados” pero que intentaron frenar a los atacantes para que no escaparan del andén. Estuvieron a punto de atraparlos pero uno de los atacantes se giró y gritó: “¡Somos compañeros! Trabajamos en la Vila Olímpica”.

“LLEVABAN PORRAS EXTENSIBLES”

Ante los hechos, el personal de seguridad del metro reclama más personal en las estaciones de Urquinaona y Ciutadella, sobre todo de madrugada ya que los profesionales alertan de que se producen gran cantidad de agresiones y delitos​.

Los amigos del joven aseguran que los agresores eran porteros de dos discotecas de Vila Olímpica, y que en el momento del ataque en el metro llevaban porras extensibles. Según aseguran, la paliza se trata de una "revancha" por unos problemas que había habido la noche del ataque.