La Guardia Civil, en la fica de Cortegada donde habrían matado al barcelonés José María R.Z. / EFE
La Guardia Civil, en la fica de Cortegada donde habrían matado al barcelonés José María R.Z. / EFE

Asfixiado con una almohada, calcinado y troceado: un barcelonés, asesinado brutalmente en Galicia

Encuentran un pie, un brazo y varios dedos que podrían ser del hombre desaparecido en agosto

D.G.

Cuatro meses después de su extraña desaparición en Galicia, el caso de José María R.Z., un vecino de Barcelona de 53 años, está cerca de resolverse. Una mujer a la que habría conocido a través de una app de citas ha confesado haberlo matado. Además, la Guardia Civil ha encontrado ya varias partes de un cuerpo humano en la zona en la que asegura que se deshizo del cadáver.

Este martes, la ahora arrestada, Cristina R.V., una joven de 26 años, acudió a una visita con su psiquiatra en el Hospital Universitario de Ourense y explicó haber calcinado el cuerpo del hombre, con el que mantenía una relación sentimental y al que encontró muerto en su casa, en la pequeña localidad ourensana de Cortegada. Dijo no tener nada que ver con su muerte, pero que presa de los nervios decidió deshacerse del cadáver. El especialista llamó entonces a la policía, que detuvo a la mujer.

Horas más tarde, delante de la jueza, confesó también haberlo matado. Víctima y verdugo se conocieron semanas antes del crimen a través de una app de citas. Tres o cuatro días antes del crimen, él viajó en avión hasta al aeropuerto de Vigo, donde ella fue a buscarlo. Luego se trasladaron en coche al domicilio de ella, donde estuvieron juntos hasta el día que ella decidió asesinarlo.

LO MATÓ TRAS UNA DISCUSIÓN

Los hechos habrían ocurrido la noche 24 de agosto. Después de una discusión, le sumistró varios medicamentos para dormirlo. Cuando lo tenía aturdido, lo asfixió con una almohada. Para deshacerse del cuerpo, aseguró haberlo rociado con líquido inflamable y prenderle fuego. Tras calcinar sus restos, habría introducido algunos en una bolsa que habría lanzado al río Miño, mientras que la otra parte la habría esparcido alrededor de la finca.

Una versión que parece corroborar el hallazgo, por parte de la Guardia Civil, de un pie, un brazo y varios dedos en la zona, que todavía no han sido analizados para saber si efectivamente son de José María R.Z., aunque las autoridades lo han por hecho. También han localizado una Play Station propiedad de la víctima.

LA MADRE DENUNCIÓ LA DESAPARICIÓN

Fue la madre de la víctima la que denunció su desaparición, el pasado 27 de agosto, ante los Mossos d'Esquadra, después de varios días sin noticias de su hijo. Tras una primera investigación, descubrieron que había viajado a Galicia para conocer a una mujer a la que había conocido por internet.

Los Mossos contactaron entonces con la Guardia Civil, que investigó las ubicaciones del teléfono móvil de José María R.Z. y lo situó en casa en Cristina R.V. durante la madrugada del 24 de agosto, el día del crimen. De hecho, la presunta autora ya había sido interrogada, aunque había quedado en libertad.

La joven permanece ahora arrestada y será acusada probablemente de homicidio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.