La pandemia ha enviado al paro a miles de barceloneses durante estos meses. Los datos de diciembre indican un aumento de 9.758 personas en la cola del paro en la provincia. Los portales de empleo reciben estos días muchas visitas. Los ciberdelincuentes, siempre atentos a cualquier circunstancia o coyuntura, están aprovechando el interés de los aspirantes para ejecutar un nuevo engaño que deriva en estafa.

El Colegio de Abogados de Barcelona (ICAB) ha detectado durante el último mes de 2020 un sencillo procedimiento puesto en práctica por los estafadores. El delincuente crea un perfil falso de una empresa en un portal virtual de búsqueda de empleo y publica una oferta de trabajo. Cuando la víctima se muestra interesado por el trabajo, la supuesta compañía llega a un rápido acuerdo y acepta contratar al aspirante.

OBJETIVO: EL DNI

Con el objetivo de formalizar el contrato, el estafador pide al futuro trabajador su DNI escaneado o en una fotocopia. Una vez con el documento en su poder, aprovechan para solicitar microcréditos de manera virtual o por teléfono suplantando la identidad de la víctima. 

Jordi Ferrer, vocal de la Comissió de Transformació Digital del ICAB, describe la capacidad de adaptación de los ciberdelincuentes. "Durante la campaña de la renta hacen phising con la web de la Agencia Tributaria. Ahora aprovechan que hay mucha gente buscando trabajo", señala. 

CONFIANZA

Una modalidad de la técnica del phishing consiste en enviar un correo electrónico o un mensaje de Whatsapp informando de una oferta exclusiva. Después de pinchar en el enlace, los consumidores más confiados introducen sus datos en la supuesta página web. En realidad se trata de una réplica muy bien elaborada pensada para engañar y robar los datos personales introducidos.

En este nuevo engaño el factor confianza vuelve a ser clave. Además, los timadores explotan la necesidad imperiosa de muchas personas para conseguir trabajo para reclamarles el documento de identidad. Ferrer explica que las víctimas se enteran de que han sido engañados cuando reciben demandas por no devolver los préstamos.

DIFÍCIL DE PROBAR

Probar este engaño ante la policía y la justicia resulta complicado. "Para demostrar que ha habido engaño es necesario demostrar que ha existido un beneficio económico", indica el letrado. "Es una prueba diabólica. Debes probar una cosa que no has hecho", añade.

El código penal castiga el delito de suplantación de identidad con una pena de tres meses a tres años de cárcel. La Ley establece que se produce este delito cuando el estafador busca conseguir algún producto o servicio usando la firma de contratos o documentos en nombre del usurpado. También se produce este delito cuando se consigue dinero o se piden préstamos en nombre de otra persona.

La reclamación del número del DNI para luego abrir cuentas o pedir préstamos se ha producido también en portales de compra y venta de productos como Wallapop. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.