ARCHIVADO EN:

La Guardia Urbana ha impuesto 304 denuncias a clientes de dos bares y una sauna por no respetar las medidas contra el coronavirus, y ha levantado acta a los tres locales por infringir las normas sobre aforo máximo, distancia de seguridad y el uso de mascarillas.

Durante las tres inspecciones se denunció a todos los clientes o trabajadores que no llevaban mascarillas, no respetaban la distancia mínima o no hacían caso del requerimiento de los agentes para que cumplieran con las medidas de seguridad para prevenir el contagio del coronavirus.

BAILE Y SIN MASCARILLAS

Uno de los bares donde ha actuado la policía barcelonesa, es de tipo musical y se encuentra en el Eixample. El local superaba el aforo y tenía a un centenar de clientes bailando sin mascarilla.

Los agentes levantaron acta de inspección con nueve infracciones al local, que no podía ejercer la actividad al ser uno de los afectados por las restricciones de la Generalitat, y presentaron cien denuncias a los clientes, en todos los casos por no llevar mascarilla.

AFORO SUPERADO

También se levantó acta por nueve infracciones en un bar de Ciutat Vella, donde se denunció a los 150 clientes que había en su interior. El establecimiento superaba el aforo permitido y no contaba con medidas de seguridad contra el coronavirus.

El tercer local denunciado es una sauna, donde la Urbana detectó a unas cincuenta personas sin mascarilla. En este caso, la Urbana levantó acta al responsable del local por no llevar mascarilla y por no hacer respetar la distancia de seguridad entre sus clientes.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.