A lo largo de 2019, los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana han detenido a 108 personas durante las 70 entradas en narcopisos, la gran mayoría de Ciutat Vella, ha informado la policía autonómica.

Los últimos arrestos se han producido este miércoles. Agentes de ambos cuerpos entraron en un domicilio del barrio Gòtic y detuvieron a dos hombres a los que se les imputa un delito contra la salud pública.

La operación se inició hace unos dos meses gracias a la colaboración de los vecinos que observaron que se estaba produciendo una actividad ilegal. En la intervención, los policías también incautaron diversas cantidades de pastillas, ketamina y metanfetaminas.