El jueves 28 de noviembre, el Ayuntamiento de Barcelona adjudicaba otro suculento contrato a la empresa Transit Projectes, vinculada a antiguos cargos municipales. Se trata de otro contrato más que vuelve a arrojar dudas sobre la transparencia del consistorio que dirige Ada Colau. En esta ocasión, no sólo por el elevado volumen de las adjudicaciones a la misma compañía, sino también por las cláusulas restrictivas que incorpora y, además, porque al concurso público se presenta una sola empresa. ¿Qué está pasando en el Ayuntamiento de Barcelona con el dinero público?

Según el Ayuntamiento, el contrato con Transit “es necesario para el desarrollo de la actividad y las competencias municipales y tiene como objetivo promover servicios, proyectos y espacios de relación en la comunidad más cercana para contribuir al desarrollo sociocultural de su población, favoreciendo elementos de participación e intervención comunitaria”. Además, explica el consistorio, permitirá “satisfacer adecuadamente las necesidades administrativas porque permite una dinamización, gestión y coordinación del Auditori de Sant Martí e incorpora todas las especificidades necesarias y oferta de servicios y tareas para proveer de una oferta cultural de calidad a los barrios del distrito de Sant Martí”.

CLÁUSULAS SOSPECHOSAS

La adjudicación se eleva a 440.451,76 euros, IVA incluido y su duración es del 1 de enero de 2020 al 31 de diciembre del 2021. No obstante, puede haber una prórroga de dos años más, por lo que el valor estimado de todo el contrato se sitúa en más de 898.000 euros. De momento, ha sido adjudicado sólo el primer tramo.

Curiosamente, el Ayuntamiento introdujo en las condiciones del contratante algunas cláusulas sospechosas. Entre otras, que “el volumen anual de negocios referido al mejor de los tres últimos ejercicios (…) ha de tener un valor igual o superior a 1.113.790 euros”. Por si fuera poco, establece otro hándicap sobre los trabajos realizados: la adjudicataria ha de declarar como ejecutado en uno de los tres últimos ejercicios, como mínimo, 225.014,02 euros.

Ada Colau, en un acto público / CG
Ada Colau, en un acto público / CG

UNA EMPRESA MIMADA

Y más curiosidades: la misma compañía se hizo, en los últimos meses con dos grandes contratos (para gestionar el Centre Cívic Zona Nord y el Espai Jove Les Bases) que le reportaron más de 1,5 millones de euros en extraños concursos con las mismas características que el de Sant Martí: eran convocatorias con fuertes restricciones en sus cláusulas y en las que no concurrió nunca ninguna empresa más que Transit Projectes. El año pasado, se hizo también con la gestión del espacio Casa Sagnier, en Sarrià-Sant Gervasi (950.000 euros), con la coordinación del Centre d’Art Contemporani Fabra i Coats (124.000 euros) y con 31 contratos municipales más por un monto de otros 360.000 euros.

El administrador único de la compañía, Ángel Mestres, había sido alto cargo del Institut de Cultura de Barcelona (Icub) y había tenido como jefe a Jordi Martí, a quien Ada Colau fichó como gerente municipal y que abandonó su cargo este verano.

UNA PROGRAMACIÓN DIVERSIFICADA

En la propuesta presentada en el Ayuntamiento, Transit propone, en la línea de divulgación cultural, programar siete conciertos de música clásica entre enero y junio. Estos 7 conciertos se celebrarán en domingo por la tarde. También propone colaborar con la Fundación Concurs Internacional de Música Maria Canals y programar “conciertos singulares” dirigidos al público juvenil y familiar. En esta línea se sitúan las actuaciones de la Orquestra BD10, impulsada por la Asociación de Vecinos y Vecinas de Sant Martí y Verneda. Asimismo, incorpora la colaboración en el Festival de Flamenco Infusión (del Centre Cívic Besòs) y con el programa de Barcelona Districte Cultural que dirige el Icub.

El contrato implica también colaborar con el Icub en todo lo relacionado con artes escénicas y atender espectáculos familiares. Así, mensualmente se ofrecerán los Matins Familiars en domingo de enero a mayo. También mensualmente habrá una sesión de cine en colaboración con Docs Barcelona, con temáticas de nuevas realidades y conflictos sociales, además de proyecciones puntuales y debates con entidades del barrio.

ENFOCADO A JÓVENES Y ESCUELAS

Entre otras actividades, prevé un carné del Club Auditori Sant Martí con ventajas en algunas entidades y una salida trimestral programada al teatro, además de la consolidación de una Comisión Ciudadana de Cultura del Auditorio (donde participan vecinos), o un taller de teatro de creación colectiva que se hará dos veces por semana.

Otra de las ramas es una programación específica para las escuelas del distrito a través de espectáculos, ciclos o festivales, con una programación participativa y segmentada por necesidades pedagógicas. Para ello, se aprovecharán los recursos del programa Barcelona Districte Cultural. Para los jóvenes, habrá una jornada trimestral bajo el título Tarda Jove, además de espectáculos de artes urbanos, artes escénicas, cine, talleres de teatro, el festival DistricArt de los centros de Sant Martí y de Poblenou, o Va de Circ, un proyecto del Pla de Barris que se realizará semanalmente para jóvenes de 12 a 18 años. Al margen, el centro programará actividades con entidades del barrio y en actividades señaladas como la castañada, Navidad, fiestas de primavera o Sant Jordi.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.