La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) llevará a Ada Colau ante los tribunales por su "perniciosa" gestión de la crisis del coronavirus en la Guardia Urbana. Según el sindicato, la alcaldesa ha actuado con un "total y absoluto menosprecio a la seguridad y salud de los trabajadores" y podría haber incurrido en un presunto delito.

"Se presentará la próxima semana", avanza el agente y secretario de Organización de CSIF en el Ayuntamiento, Eugenio Zambrano. Actualmente hay 700 policías afectados en la Guardia Urbana, con los datos actualizados el día 24 de abril, en una plantilla de 3.000 personas. Unas cifras similares ya fueron avanzadas por Metrópoli Abierta el pasado sábado.  

700 AFECTADOS, 170 POSITIVOS

Del total, 170 agentes habrían dado positivo. La cifra no ha dejado de aumentar desde que se declaró el primer enfermo oficial en la policía local barcelonesa, el pasado 17 de marzo. Además, hay 265 efectivos que están aislados en sus casas y otros 275 policías que ya son casos resueltos, es decir se trata de gente que o estaba recluida o había pasado el Covid-19. La mayoría de comisarías y departamentos de la Guardia Urbana ha tenido algún positivo.

Según Zambrano, estas cifras son un un reflejo de "la ausencia de políticas correctas de seguridad y prevención en el cuerpo policial desde el inicio de la pandemia". El policía denuncia la falta de medios -durante numerosos días, los agentes no contaron con mascarillas o gafas protectoras, asegura-, y la falta de procedimientos adecuados para utilizar los Equipos de Protección Individual (EPIs) cuando llegaron.

PREOCUPANTE INCAPACIDAD

Para CSIF, Colau y su equipo de gobierno están mostrando "una preocupante incapacidad a la hora de afrontar esta crisis". "Ustedes, haciendo una ostentación de una prepotencia desmesurada, se han creído capaces de poder dominar esta situación y han decidido afrontarla solos, rechazando la ayuda ofrecida, desde la parte social y del resto de grupos políticos. Han transformado la posibilidad de una saludable política preventiva en una desastrosa política reactiva sin rumbo".

El sindicato reclama también al consistorio que se practiquen las pruebas PRC a todos los trabajadores del Ayuntamiento, "sean o no servicios esenciales", que hayan estado aislados por estar en contacto con algún portador de Covid-19, tengan síntomas o hayan estado de baja por diagnóstico clínico, y que éstos no se reincorporen a sus puestos de trabajo hasta que les hayan realizado la citada prueba y el resultado sea negativo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.