El grupo municipal de Ciudadanos (Cs) se ha mostrado abiertamente contrario a la medida del actual gobierno municipal que consiste en imponer una nueva tasa a los ciudadanos de Barcelona dedicada, en este caso, al mantenimiento y la conservación de los cementerios de la ciudad.

En este sentido, el portavoz naranja, Paco Sierra, ha sido muy duro con la implementación de esta tasa y lo ha definido como "el primer impuestazo del gobierno Colau-Collboni tras su pacto con sus amigos, los independentistas".

SIERRA, MUY CRÍTICO CON LA MEDIDA

Además, Sierra ha tildado de "irresponsables" a los miembros del Ejecutivo local cuando ha recordado la exclusiva que ha sacado este viernes Metrópoli Abierta sobre la licitación, por parte de la concejalía de Eloi Badia, para que los directivos de Cementiris de Barcelona puedan gastar más de 250.000 euros en tickets restaurante.

En este sentido, el portavoz de Cs ha afirmado que "gestionar bien no es gastarse 276.882 euros en comidas para los directivos de Cementiris de Barcelona". "No respetan ustedes ni a los muertos", ha asegurado.

ERC AYUDA A LA APROBACIÓN DE LA TASA

En nombre del gobierno municipal, Montserrat Ballarín (PSC) ha sido la encargada de defender esta medida. Ballarín ha indicado que estas tarifas son "muy importantes" para el mantenimiento y la conservación de la red de cementerios de la ciudad.

Finalmente, la medida ha sido aprobada gracias al voto positivo de BComú, PSC y ERC aunque con la negativa de JxCAT, Cs, PP y BCN pel Canvi.      

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.