ARCHIVADO EN:

Ciutadans rompe con Manuel Valls en el Ayuntamiento de Barcelona. La noticia la ha dado a conocer este lunes la portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Inés Arrimadas. "Nuestros tres concejales tendrán grupo propio y voz propia en el Ayuntamiento de Barcelona". Detrás de esta decisión está el apoyo de Valls, con tres votos, a Ada Colau para que saliera reelegida alcaldesa de Barcelona.

Pese a las palabras de este domingo del líder del partido naranja en el Parlament, Carlos Carrizosa, que manifestó la intención de seguir con Valls, la noticia de la separación del grupo municipal de Barcelona pel Canvi-Ciutadans era una posibilidad muy real desde que hace cerca de dos semanas el exprimer ministro francés dijo que apoyaría la investidura de Colau para que formara un gobierno con el PSC en Barcelona y evitar, de esta manera, un alcalde independentista en el consistorio. Tras ese anuncio, tanto Ciudadanos como su presidente, Albert Rivera, aseguraron que sus regidores no investirían a Colau

En el pleno de investidura del pasado sábado, las diferencias entre los regidores más próximos a Valls (Eva Parera y Celestino Corbacho) y los tres concejales que militan en Ciutadans (Marilén Barceló, Paco Sierra y Mariluz Guilarte) quedaron evidentes en la votación. Mientras que Valls, Parera y Corbacho se inclinaron por apoyar a Colau como alcaldesa, Barceló, Sierra y Guilarte votaron en blanco. Desde Ciudadanos hubieran investido al socialista Jaume Collboni como alcalde, pero la formación naranja se negó apoyar a la líder de Barcelona en Comú.

DECISIÓN DE RIVERA

Según ha podido saber Metrópoli Abierta, la decisión de romper con Valls la ha tomado directamente Rivera este mismo lunes, contraveniendo las declaraciones de Carrrizosa y Arrimadas (ella, en El Objetivo) del domingo. De hecho, la relación entre ambos ha sido muy difícil estos meses, con continuos rifirrafes por los flirteos de Ciudadanos con Vox, un partido con el que Valls jamás ha querido saber nada.

En principio, y salvo sorpresa mayúscula, Valls no comparecerá este lunes ante la prensa ni tiene previsto responder a Ciudadanos. También está confirmado que el político galo continuará en el Ayuntamiento y no contempla entrar en el gobierno municipal -tampoco se le ha ofrecido- que formarán Barcelona en Comú y PSC.

A media tarde, ante la presión de los medios de comumicación, Valls ha emitido un escueto comunicad para confirmar que por ahora guardará silencio mientras evalúa el anuncio de la ruptura de la coalición electoral y el nuevo escenario que se abre al grupo municipal de Barcelona pel Canvi, que formarán Valls, Parera y Corbacho, mientras que el grupo municipal de Ciuddanos lo formarán Guilarte, Sierra y Barceló.

PROBABLES ACUERDOS

La ruptura de Ciutadans con Valls abre un escenario completamente nuevo en el Ayuntamiento de Barcelona. En su discurso en el pleno de invesdiura, Valls, exmilitante del Partido Socialista Francés (PSF), se definió como "un hombre de izquierdas". No sería de extrañar, pues, que en un futuro el grupo municipal de Valls pueda alcanzar más acuerdos con el gobierno de la ciudad. Valls, Barcelona en Comú y PSC tienen mayoría absoluta.

Tras la ruptura, Valls se acerca también a una órbita más catalanista y su nombre ya circula como una de las personas que apoya un partido de centro de próxima fundación que podría presentarse a las elecciones autonómicas, que se prevé que se puedan convocar para otoño o invierno. Otro de los nombres que estará detrás de este partido será Josep Ramon Bosch, expresidente de Societat Civil Catalana, y buen amigo de Valls.