La empresa municipal Cementiris de Barcelona SA (CBSA) aprovechará este año 2020 para darle otra cara a los camposantos de la capital catalana. Así lo asegura un informe de la entidad del mes de febrero (previo a la pandemia del coronavirus) al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta, en el que se constata la necesidad de rehabilitar 576 nichos del cementerio de Sants.

Más concretamente, estas obras incluyen la rehabilitación estructural tanto de edificios de nichos como de las fachadas y las cubiertas del segundo departamento de este cementerio.

PREVISTAS ANTES DE LA PANDEMIA

Pero, ¿a qué se debe esta cifra tan elevada de nichos que necesitan una reforma? Fuentes del área de Ecología del Ayuntamiento aseguran a este medio que estos trabajos en el cementerio de Sants son los que estaban previstos en la fase 4 de obras de rehabilitación de esta instalación.

Según estas mismas voces oficiales, las obras “están en curso” en este momento y “afectan 576 nichos, que representan el 0,18% del total de 316.000 que gestiona Cementiris de Barcelona”.

RIESGO DE DESPRENDIMIENTOS EN EL DE MONTJUÏC

El mismo documento oficial también alerta de un posible riesgo de desprendimientos en el cementerio de Montjuïc. Aunque, eso sí, el texto aclara que la situación está “controlada” por varios motivos. Uno de ellos es porque dicho camposanto dispone de un sistema de auscultación que permite detectar cualquier movimiento de los bloques de nichos a través de un sistema láser en directo.

Informe de CBSA sobre el riesgo de desprendimientos en el cementerio de Montjuïc / MA
Informe de CBSA sobre el riesgo de desprendimientos en el cementerio de Montjuïc / MA

Todo ello lleva a preguntarse si se ha subsanado ya esta problemática situación a día de hoy. Nuevamente consultados desde el Ayuntamiento, las mismas fuentes oficiales salen al paso de las posibles dudas y esta semana han asegurado a este medio que las obras en Montjuïc “son las que estaban previstas en el Plan Director de 2007”.

Además, también confirman que se prevé finalizarlas progresivamente durante este año. Tanto las de Sants como las de Montjuic “son actuaciones previstas y calendarizadas”, añaden desde el consistorio barcelonés.

Informe de CBSA en el que se detallan las obras en el cementerio de Sants / MA
Informe de CBSA en el que se detallan las obras en el cementerio de Sants / MA

CBSA: UN SINFÍN DE POLÉMICAS

Pero esta cuestión viene de lejos. El pasado 18 de abril de 2019, Crónica Global informaba de la pérdida del 70% del beneficio neto en un año fruto de la mala gestión de la tragedia del cementerio de Montjuïc, donde en septiembre de 2017 se hundió un bloque de 144 nichos, sepultando a 350 difuntos. Por este motivo, la empresa necesitó el año pasado un rescate financiero del Ayuntamiento de Barcelona.

Cabe recordar que, tal y como informó este medio el pasado 29 de mayo, el valor contable de CBSA, empresa pública presidida por Eloi Badia, ha sufrido un deterioro del 35% de su valor en apenas 12 meses.

Basando este análisis en datos oficiales de la compañía, que opera en monopolio la incineración de cadáveres en la Ciudad Condal, ésta presentaba un valor en 2019 de 13.361.211 euros mientras que en 2018 esta misma cifra ascendía hasta los 18.653.657 euros. Por lo tanto, la pérdida de valor de la firma de titularidad pública fue de unos 5,29 millones en un año.

Imagen del bloque de nichos que se derrumbó en Montjuïc en 2017 / CG
Imagen del bloque de nichos que se derrumbó en Montjuïc en 2017 / CG

SUBE LA TASA DE CEMENTERIOS

Además, hay que entender estos datos en un contexto de aumento de la tasa de cementerios por parte del Ayuntamiento de Barcelona a la ciudadanía, incluso en plena pandemia. El gobierno de Ada Colau había cobrado el pasado 23 de marzo (10 días después de la declaración del Estado de Alarma) la tasa de cementerios a los barceloneses durante la crisis sanitaria del Covid-19.

Según los datos de los que dispone Metrópoli Abierta, estos tributos se han duplicado​. Este medio tuvo acceso a algunos recibos de ciudadanos. En uno de ellos, el coste se elevaba a 32,23 euros, mientras que hace un año el precio del servicio fue de 16,89 euros.

El presidente de CBSA, Eloi Badia, en una rueda de prensa de principios del 2020 / DF
El presidente de CBSA, Eloi Badia, en una rueda de prensa de principios del 2020 / DF

La tasa cobrada es por la conservación de los nichos de los cementerios. Los camposantos de la ciudad son de titularidad municipal. El citado no es el único caso al que tuvo acceso este medio. A otro vecino, el importe cobrado ascendía hace dos meses a 253,46 euros, frente a los 132,27 que pagó el año pasado. El recibo que puede pagar un ciudadano también varía en función del número de nichos que tenga o de los compartimentos. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.