La alcaldesa de Barcelona, presidenta del AMB y líder de los comunes, Ada Colau / EFE
La alcaldesa de Barcelona, presidenta del AMB y líder de los comunes, Ada Colau / EFE

Rebelión en los comunes contra el Tributo Metropolitano

Concejales de En Comú Guanyem, ERC y PSC se posicionan contra una medida que aprobaron sus partidos

Periodista

Los vecinos de los municipios del área metropolitana de Barcelona sufrirán, un año más, el polémico Tributo Metropolitano. El pleno del AMB de diciembre dio luz verde a la ordenanza que regula esta medida para el próximo año.

Pese a su aprobación en sesión plenaria, especialmente injustificada para los municipios de la segunda corona metropolitana, el trámite contó con una oposición inesperada por parte de representantes políticos de formaciones que impulsaron su puesta en marcha. Y es que fueron concejales de En Comú Guanyem, ERC y PSC se posicionan contra una medida que aprobaron sus partidos.

RECARGO DEL IBI

El Tributo Metropolitano se comenzó a cobrar en los años 90 como el recargo metropolitano del IBI. Este impuesto se destinaba a financiar el transporte público, y su pago recaía sobre los vecinos de las localidades correspondientes a la primera corona metropolitana.

Entonces, la tasa ya resultaba controvertida, ya que se estaba vinculando la propiedad a la movilidad al añadir este pago a un impuesto cuya única afectación debe resultar sobre los bienes inmuebles.

Finalmente este recargo pasó a ser el Tributo Metropolitano, y su pago ya no solo se utilizaba para costear el transporte. Se hizo extensible a la cobertura de todos los servicios que se dan en el AMB.

SEGUNDA CORONA

En octubre de 2018, el AMB aprobó la extensión de este impuesto a los municipios pertenecientes a la segunda corona metropolitana. En cambio, el tributo no se comenzó a cobrar a los residentes de estas localidades hasta finales de 2019, pasadas las elecciones municipales de ese año. La medida contó con el apoyo de los comunes, PSC y ERC.

Municipios del Baix Llobregat Nord y del Vallès recibieron el impuesto sorprendidos, y bajo la justificación de una rebaja de la zona 2 a la zona 1 de transporte por parte de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM).

Un bus interurbano circula en el Baix Llobregat / CG
Un bus interurbano circula en el Baix Llobregat / CG

Fue entonces cuando se inició una fuerte oposición en dichas localidades a esa tasa, ya que los servicios de transporte, entre otros, no son cuantitativa ni cualitativamente iguales a los que reciben los vecinos de ciudades con mayor cercanía a la capital catalana.

COMUNES, PSC Y ERC SE REBELAN

La sorpresa saltó en el último pleno metropolitano, celebrado el pasado 21 de diciembre. La Ordenanza fiscal del Tributo Metropolitano de 2022 se aprobó, pero algunos concejales de los comunes, PSC y ERC mostraron su oposición. Paradójicamente, estos tres partidos fueron los que impulsaron dicho tributo.

Por parte de los comunes, Ascensión Ratia (alcaldesa de Pallejà) votó en contra, y Joan Playà (alcalde de Castellbisbal) se abstuvo. En ERC, también se abstuvieron las consejeras Mireia Ingla (alcaldesa de Sant Cugat), Montserrat Febrero (alcaldesa de Sant Cugat), Joan Borràs (alcalde de El Papiol), Roger Pérez (concejal de Barberà) y Jordi Bartolomé (alcalde de Santa Coloma de Cervelló). Respecto al PSC, Carles Cordón (alcalde de Cerdanyola del Vallès) y Javier Sánchez (concejal de Cerdanyola del Vallès) mostraron su abstención.

Todos ellos se rebelaron en la sesión plenaria, votando en contra de sus formaciones y demostrando un evidente rechazo a un tributo con una gran oposición.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.