La lucha de la Associació de Veïns Vallcarca-Penitents (AVVP) por salvar el parque de la Ronda de Dalt ha llegado a su punto álgido. Hartos del constante desdén del concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, quien quiere sustituir esta zona verde por viviendas, el colectivo vecinal presentará una querella penal por prevaricación y delito medioambiental.

Los vecinos no sólo se querellarán contra Badia, sino también contra los cargos técnicos del distrito de Gràcia y contra Gerard Capó Fuentes, gerente del Institut Municipal de l'Habitatge i Rehabilitació de Barcelona.

La asociación ha tomado esta decisión después de no haber obtenido respuesta tras la presentación de un requerimiento urbanístico-medioambiental dirigido a los querellados.

Los manifestantes, contra Eloi Badia / RP
Manifestación contra Eloi Badia / RP

PETICIÓN A JANET SANZ

Debido a la tramitación reciente de la Modificación del Plan General para la mejora urbanística y ambiental de los barrios de Gràcia, el colectivo vecinal ha registrado una petición a la Comisión de Gobierno del Distrito de Gràcia, y una segunda dirigida a la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, en la que se pide coherencia con sus "manifestaciones de defensa del patrimonio verde de la ciudad", y conservar así el parque de la Ronda de Dalt.

En el escrito, los residentes destacan que esta zona está "en funcionamiento desde hace más de 25 años", y lamentan que no hubiera "participación ciudadana" respecto a la construcción de viviendas en el terreno.

Los vecinos también remarcan que la destrucción del parque "no puede quedar compensada por la cobertura de la Ronda de Dalt", ya que no hay "fecha prevista de ejecución" y "no es equivalente de ninguna manera con el espacio verde natural y biodiverso actual".

Parque de Vallcarca en el que el Ayuntamiento quiere construir los pisos / RP
Parque de Vallcarca en el que el Ayuntamiento quiere construir los pisos / RP

TRAS PARCS I JARDINS

La querella contra Badia llegará días después de que el concejal haya sido señalado por el escandaloso caso de Parc i Jardins, en el que dos trabajadoras del servicio fueron acosadas por un encargado.

Pese a la manifestación del pasado viernes en la plaza Sant Jaume pidiendo la dimisión de Badia, y la petición de alguna formaciones políticas para que el regidor diera explicaciones y asumiera responsabilidades, éste eludió pronunciarse al respecto.

La alcaldesa, Ada Colau, no dudó en ser cómplice del concejal al banalizar el acoso sufrido por las dos trabajadoras, limitándose a afirmar que realizaría un "seguimiento del caso".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.