Ciutadans ha cesado este lunes a dos consejeros municipales del distrito de Sarrià-Sant Gervasi. Los dos miembros del partido que tienen que dejar sus trabajos son Pedro Miret y Jordi Obón. La decisión de echar a los dos cargos públicos corresponde a la presidenta del grupo municipal, Mariluz Guilarte. Ambos consejeros dicen que han sido expulsados por ser críticos con el partido.

"He sido cesado simplemente por ser crítico con la deriva del partido y por promover su necesaria renovación. Asumo totalmente este cese, aunque no lo comparto", ha escrito Miret en una larga carta publicada en Twitter. Y añade: "Resulta irónico que se apele a la pérdida de confianza para justificar mi cese y, en cambio, que aquellos que han perdido la confianza de los votantes no asuman ningún tipo de responsabilidad más que la de quitarse de encima a aquellos que consideran desleales por el simple hecho de decirles que en el partido no se están haciendo bien las cosas. Eso me lleva a preguntarme si realmente mi destitución viene por la pérdida de confianza de la presidenta del grupo municipal o de instancias mayores", escribe Miret.

"¿Cómo es posible que la única razón o la única conclusión a la que se ha llegado por los malos resultados sean exclusivamente achacables a la baja participación y a la herencia, que ya no es herencia sino “mala herencia” de la época de Albert Rivera? ¿No son los mismos que están ahora los mismos que ayer defendían a muerte a Albert Rivera y que decían que todo iba bien y todo se hacía bien?", se pregunta Miret. Obón, por su parte, pidió al partido más autocrítica tras la debacle electoral. 

LOS CAMBIOS, PREVISTOS DESDE HACIA MESES

Fuentes del servicio de prensa de Ciutadans en el Ayuntamiento indican que "los ceses se deben a cambios organizativos que ya estaban planteados desde hace tiempo, en busca de la mejora del grupo tanto a nivel de rendimiento como de cara a fortalecer el grupo municipal y la actividad en el distrito". En términos parecidos se expresan otras fuentes del partido naranja, que aseguran que el despido de ambos consejeros ya estaba encima de la mesa antes de las elecciones. "Hacía meses que se sabía". 

Dentro del Ayuntamiento se cree que, además de Miret y Obón, otros consejeros de distritos pueden ser sustituidos. El motivo sería que hay muchos altos cargos afines a Inés Arrimadas que, tras la debacle electoral en las elecciones autonómicas, se han quedado sin trabajo. Las fuentes del servicio de prensa de Ciutadans han informado que a día de hoy no se puede confirmar que vayan a producirse más cambios. El grupo municipal ha declinado valorar la carta de Miret.

APOYO DE VALLS

Miret coincidió con Manuel Valls en la campaña de las municipales de mayo de 2019. De hecho, el partido naranja y el exprimer ministro francés concurrieron a los comicios juntos. Ambos se separaron tras el voto favorable de Valls a la investidura de Colau. Tras conocerse el despido de Miret, Valls ha dedicado unas palabras de apoyo al exconsejero: "Gracias por tu trabajo en el distrito de Sarria-Sant Gervasi, querido Pedro Miret. Nunca olvidaré tu dedicación durante nuestra campaña electoral del 2019". "Ánimos y mucha suerte Pedro Miret. Compartir campaña contigo fue un placer, así como tenerte en el distrito", ha escrito la edil de Barcelona pel Canvi, Eva Parera

Distintas fuentes municipales consultadas por Metrópoli Abierta aseguran que en Ciutadans se viven tensas relaciones desde hace meses que ahora se han acrecentado con los malos resultados electorales. Sin embargo, las luchas y las tensiones internas no son exclusivas de este partido. Las tiranteces en el gobierno municipal de Barcelona en Comú y PSC son habituales, y en especial en el área de Janet Sanz, investigada por prevaricación, por las discrepancias en las políticas de movilidad y de urbanismo táctico. Y el grupo municipal del PP pende de un hilo por las malas relaciones entre Josep Bou y Óscar Ramírez.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.