Jaume Collboni, candidato del PSC a la alcaldía de Barcelona, cuenta con el apoyo de 500 profesionales de la sociedad civil congregada en Compromís per Barcelona. La plataforma se presentó a finales del pasado mes de marzo en un acto en el Espai Espai Francesca Bonnemaison. En plena campaña electoral, Compromís per Barcelona se ha citado de nuevo para reclamar un cambio de gobierno en el consistorio barcelonés tras las  elecciones del 26 de mayo.

Cerca de llegar al ecuador de la campaña, el masivo acto de Compromís per Barcelona ha tenido lugar en el restaurante Red Fish, junto a la playa del Somorrostro y el Hotel Arts, en una cálida tarde de mayo. Entre otros han asistido los exalcaldes Jordi Hereu y Joan Clos; el publicista Lluís Bassat, la decana del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona, Maria Eugènia Gay; el director general del Gremi de Restauració, Roger Pallarols; los empresarios Helena Guardans y Gonzalo Rodés, el economista Gonzalo Bernardos, el diseñador Javier Mariscal, y la ingeniera Laia Barbarà, que ha conducido la presentación.

CIUDAD EN ESTADO CRÍTICO

El alcaldable socialista se ha referido a Barcelona como una ciudad "en estado crítico". Para Collboni, que sostiene que hace demasiado tiempo que la capital catalana no tiene un alcalde o alcaldesa que lidere, el próximo 26 de mayo Barcelona elegirá entre un "gobierno proindependentista o un gobierno o un alcalde proBarcelona", que anteponga la ciudad al soberanismo. El concejal ha asegurado que no pondrá con el voto del PSC el Ayuntamiento de Barcelona al servicio del proceso independentista.

Jaume Collboni, durante el acto de Compromís per Barcelona / COMPROMÍS PER BARCELONA
Jaume Collboni, en el acto en la Vila Olímpica / COMPROMÍS PER BARCELONA

Los distintos sondeos aparecidos sitúan al PSC como la tercera fuerza en intención de voto por detrás de Ernest Maragall y Ada Colau. La encuesta de la semana pasada de La Vanguardia daba a Collboni entre siete y ocho regidores, con un porcentaje del 16,8%. Sin embargo, hace 15 días, los socialistas mejoraron claramente esas estimaciones. Rozaron los 200.000 votos en Barcelona en las elecciones generales y se situaron como segundo partido de la ciudad tras ERC.

Pese a los buenos resultados de los comicios generales, que llevaron a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno español, Collboni ha advertido este martes de que existe el riesgo de que llegue al consistorio un alcalde que anteponga el independentismo a la ciudad -en clara referencia a Maragall- y ha hecho un llamamiento a los votantes "proBarcelona" para que el PSC recupere la alcaldía, que perdió en 2011 frente a Xavier Trias.