ARCHIVADO EN:

El PP se suma a la vía para evitar que Ernest Maragall sea alcalde de Barcelona. La prioridad de los populares es que la ciudad no esté gobernada por los independentistas y se muestran dispuestos a apoyar la alternativa de gobierno entre los comuns y PSC, afirman fuentes de la candidatura encabezada por Josep Bou. Las mismas fuentes aseguran que el alcaldable popular no abandonará por ahora el Ayuntamiento y recogerá el acta de regidor.

Estes lunes el historiador Joaquim Coll, publicó un tweet en el que aseguraba que desde "el entorno de los comuns circulaba la idea de hacer alcalde al número 2 de Ada Colau, Joan Subirats, con los votos del PSC y de Manuel Valls en primera votación". La tesis la ha avalado públicamente el PSC a través de su secretario general, Miquel Iceta, y del alcaldable socialista, Jaume Collboni. "No investiremos a Maragall ni formaremos parte de un gobierno con ERC o de una coalición con los independentistas -lo que descarta un tripartito de izquierdas- ni por activa ni por pasiva", ha asegurado Collboni. 

NO AL INDEPENDENTISMO

La investidura del alcalde de Barcelona necesita tener 21 regidores en primera votación, la mayoría absoluta del pleno. Ahora mismo, Maragall, que logró 10 concejales, no tiene garantizada la elección. Barcelona en Comú y PSC suman 18 y necesitan otros tres votos para garantizar la investidura de otro candidato que no sea el republicano. Fuentes de la lista del exprimer ministro francés aseguran que Valls estaría dispuesto a dar apoyo a esta alternativa con el objetivo de evitar que Barcelona caiga en manos del independentismo.

Ahora a esta posibilidad también se añade el PP. Los populares sacaron dos regidores, que ponen a disposición de esta alternativa. Sin embargo, fuentes populares anteponen que el elegido sea Collboni (en primer lugar) o Subirats y no Colau. "La prioridad es que Barcelona no tenga un alcalde independentista y, en segundo lugar, que no repita Colau".

BOU SE QUEDA

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Bou dijo que no sabía si se quedaría en el consistorio. "Tengo que reflexionar", dijo el candidato. Al respecto, desde el PP afirman que Bou recogerá el acta de regidor el 15 de junio. "Quiere ver cómo funciona el Ayuntamiento y después decidirá. Tampoco descarta quedarse los cuatro años", comentan.

Este miércoles por la mañana se llevará a cabo el recuento final de las votaciones. El PP logró 37.745 votos, un 5.01% del total. Los populares superaron por los pelos el corte del 5%, mínimo para obtener representación municipal. Si el PP perdiera alguno de estos votos tras el recuento de la Junta Electoral o hubiera impugnaciones, los populares podrían quedarse sin representación. Al respecto, el PP asegura que los datos que manejan es que conservarán los dos concejales.