Ya hay fecha oficial. El 27 de agosto, a las 10 de la mañana, es el momento clave elegido para la celebración de la sesión extraordinaria del plenario del consejo municipal de Barcelona contra el Rey emérito. El texto propone, entre otras cosas, retirar la medalla de Oro a Juan Carlos I, reprobar al Gobierno de España por “blindar la monarquía”, y “reafirmar” el derecho de autodeterminación de Cataluña.

Además, Colau no ha podido negarse a esta petición, cuyos artífices han sido ERC y JxCat; ya que, según el Reglamento Orgánico Municipal, la convocatoria de un pleno extraordinario necesita del apoyo de una cuarta parte de los concejales. En este caso, ambos grupos independentistas suman 15 de los 41 regidores. Por tanto, el número es más que suficiente

MEDALLA DE ORO

El principal aspecto que se votará en el pleno extraordinario de finales de agosto y, de hecho, el punto que más tiene que ver con la ciudad de Barcelona, es la voluntad de retirar la medalla de Oro de la ciudad y el resto de títulos honoríficos y reconocimientos personales al Rey emérito Juan Carlos I.

Asimismo, si se logra aprobar, el texto busca constatar que la monarquía española es “sucesora del régimen franquista, según la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de julio de 1946”.

REPROBAR AL GOBIERNO

El texto de los grupos independentistas también contiene altas dosis de críticas hacia el Gobierno de España. No se salva nadie. De ratificarse, la sesión extraordinaria podría concluir que el ejecutivo español ha colaborado “necesariamente” en la huida del Rey. Por este motivo, ERC y JxCat exigen a Pedro Sánchez y a la vicepresidenta Carmen Calvo todas las “explicaciones necesarias” para describir el rol de Estado en el “blindaje” de emérito

Los independentistas van un paso más allá y en su texto (que aún falta aprobar) reclaman investigar la “corrupción” de la Casa Real, “retirar los privilegios” de Juan Carlos I, “derogar los delitos de calumnias e injurias” contra la Corona y permitir “la fiscalización de cuentas”.

INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

Para que la moción tire adelante es necesario tener la mayoría del pleno (compuesto por 41 regidores); algo de lo que no gozan ERC y JxCat, que suman 15 regidores. En este sentido, el papel de los comunes de Colau, con 10 concejales, será determinante. Sin embargo, a pesar de sus posiciones antimonárquicas, veremos qué ocurre con los aspectos más independentistas de la votación. Y es que el antepenúltimo y el último punto del texto incluye “reafirmar el derecho a la autodeterminación de Cataluña” e “instar a la Comisión Europea a actuar en defensa del estado de derecho”.

VALLS SE DESMARCA

Los tres grupos que se han mostrado más en contra del pleno son Barcelona pel Canvi, PP y Ciutadans. De momento, el primero en pronunciarse ha sido Barcelona Pel Canvi. Según ha podido saber este medio, el partido de Manuel Valls​ y la regidora Eva Parera no asistirá al pleno. Sí que tiene intención de ir el PP (dos concejales), mientras que la formación naranja (cuatro regidores) todavía no había valorado qué hará al cierre de este artículo. 

La mayoría de los votos se obtiene con 21 de los 41 concejales. Ésta, sin embargo, se puede ver alterada por la ausencia de algunos partidos y si hay abstenciones. Está por ver cómo se posiciona el PSC​, socio de gobierno de Colau, que tiene ocho ediles.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.