​La multinacional Deloitte Consulting será la encargada de gestionar una oficina técnica del Ayuntamiento para desarrollar la hoja de ruta del plan Barcelona Fácil, que tiene como objetivo mejorar la eficacia y la eficiencia de los trámites del consistorio para autorizar o gestionar cualquier negocio. “Nuestro objetivo es facilitar la actividad económica. El Ayuntamiento tiene mecanismos o elementos que creemos que pueden mejorar y, en este contexto, una de las iniciativas que potenciamos es la ventanilla única”, explica a Metrópoli Félix Ortega, director general de Barcelona Activa. Se trata, en definitiva de “facilitar los trámites y ayudar al empresario y al emprendedor para que no se pierda o se eternice en la burocracia”. O, para los entendidos en la materia, de hacer de Barcelona una ciudad business friendly.

Un informe interno del consistorio explica que los objetivos del plan Barcelona Fácil son “reducir el tiempo de puesta en marcha de todas aquellas actividades económicas que necesitan autorización o licencia municipal; simplificar los procedimientos administrativos; generar una relación proactiva, sencilla, rápida, efectiva y eficaz que mejore la percepción de los empresarios o emprendedores; y garantizar que todos los trámites estén unificados y se puedan hacer de manera digital”.

AGILIZAR LA ADMINISTRACIÓN

Félix Ortega subraya que “la Administración tiene demasiadas ventanillas, por lo que se necesita alguna regulación”. Ante esta evidencia, “la ventanilla única es el elemento que hace que se perciba que la Administración funciona mejor”. Evidentemente, eso no depende sólo de la Administración local, sino que debe involucrar a todas las Administraciones. Hacer que las distintas capas administrativas, por ejemplo, se puedan intercambiar documentos de la ciudadanía para ahorrar tiempo y dinero. Y cada una de esas capas debe hacer sus deberes.

El consistorio de la capital catalana se puso manos a la obra para identificar los puntos negros de la burocracia local para tratar de mejorar los procedimientos. “Estamos en el proceso de mejora. Contamos con una buena red tecnológica y debemos aprovecharla. Todas las Administraciones debemos estar abiertas a una mejora constante y permanente, aunque en ocasiones se trate de temas complejos, porque no es lo mismo implantar sistemas tecnológicos que las normativas de la Administración o acometer una reestructuración de procesos internos”.

UN AYUNTAMIENTO MÁS COMPETITIVO

Ortega subraya que “el plan Barcelona Fácil nos ofrecerá una visión de la actividad económica. Si el proceso lo hacemos bien, le servirá al ciudadano”. Y reivindica que con los planes municipales se podrán acometer mejoras en el funcionamiento de la Administración municipal. “Entre otras cosas, se podrá realizar derivación de trámites, como apuntan los elementos de mejora que estamos barajando. Ello hará al Ayuntamiento más competitivo y afectará a tres niveles: al tecnológico, al de comunicación y al de los procesos internos”.

Félix Ortega, director general de Barcelona Activa
Félix Ortega, director general de Barcelona Ortega

El informe anteriormente citado resalta también que la voluntad de impulsar el plan es “acercar la Administración municipal a la ciudadanía, las empresas y los emprendedores ofreciendo facilidades para operar en Barcelona. El plan Barcelona Fácil plantea estrategias para impulsar la actividad económica especialmente en el momento actual de especial vulnerabilidad ocasionada por la pandemia del Covid-19”. En las bases técnicas del contrato, se especifica en un preámbulo que “Barcelona ha de continuar siendo una ciudad escogida para visitar, vivir, trabajar y hacer negocios”.

UN CONTRATO DE 629.000 EUROS

Hasta ahora, los trámites se vehiculan a través de la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC) y la Oficina de Atención a la Empresa (OAE). Con el plan iniciado, “se quiere mejorar y agilizar las tramitaciones y los protocolos para facilitar la actividad económica de la ciudad”. Conscientes de que una parte importante del proceso de apertura de un negocio tiene que ver con los trámites burocráticos, lo que se pretende es acortar éstos y simplificar dicho proceso.

A la licitación de esta oficina se presentaron dos multinacionales con amplia experiencia en esta clase de encargos. Deloitte Consulting fue quien se llevó el contrato al haber presentado la oferta más económica, por lo que se embolsará durante los próximos dos años un total de 629.625 euros. En el contrato se recoge la posibilidad de prorrogar el mismo durante un año más.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.