Jaume Collboni ha removido el gobierno de Barcelona. El líder del PSC ha nombrado a Laia Bonet regidora de Movilidad en detrimento de Rosa Alarcón. Bonet es la teniente de alcaldía de Agenda 2030, Transición Digital, Deportes y Coordinación Territorial y Metropolitana y ahora suma un nuevo cargo bajo su mando. Alarcón será la portavoz socialista y mantiene la concejalía de Horta-Guinardó.

Las reacciones de algunos grupos de la oposición no se han hecho esperar, y coinciden en señalar que los relevos no revertirán la grave situación en la que se encuentra Barcelona. El portavoz de JuntsxCat Jordi Martí sostiene que "los cambios en el organigrama del PSC en el gobierno Colau no esconden la responsabilidad de Collboni en el desbarajuste y la degradación de Barcelona".

"GESTIÓN INTERNA DE LOS EGOS"

Para Martí, la ciudad está en uno de los peores momentos de los últimos 25 años, y enmarca la transformación del ejecutivo de la parte socialista "a la gestión interna de los egos, protagonismos y envidias del grupo socialista". "Collboni -prosigue Martí-, aparta a Bonet como portavoz del grupo y le traspasa Movilidad, un área en que la iniciativa y la ideología la están poniendo los comunes y la alcaldesa".

Para la líder de Ciutadans en el Ayuntamiento Mariluz Guilarte, Barcelona necesita un cambio de rumbo y de las políticas erráticas del "desgobierno de Colau y del PSC de Collboni, que están perjudicando a todos los barceloneses". Para Guilarte, "lo que no necesita la ciudad es un cambio de cromos pensado en clave interna y en su propia supervivencia". 

Desde las filas de Barcelona pel Canvi, la edil Eva Parera ha deseado aciertos a Bonet y agradecido a Alarcón la buena relación con los grupos de la oposición. 

Al cierre de este artículo ni ERC ni PP habían dado su opinión sobre los cambios en el gobierno de Barcelona.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.