Los sindicatos de la Guardia Urbana de Barcelona siguen sin recibir la información actualizada sobre los agentes del cuerpo contagiados y aquellos que se encuentran aislados para cortar la transmisión del coronavirus. El sindicato Sapol denunciaba este martes que se enteraron de un nuevo contagio en la comisaría de Sant Andreu a través de los trabajadores. 

El guardia empezó a tener síntomas leves compatibles con la Covid-19 el 20 de agosto y se dirigió por cuenta propia a realizarse una PCR. El agente trabajó del 17 al 23 de agosto. Desde Sapol critican que el Ayuntamiento no realice este tipo de pruebas voluntarias como prometió hace unas semanas cuando se detectaron tres positivos en la Unidad de Playa​.

SIN PRUEBAS PCR

En una nota de este 25 de agosto, el sindicato policial reprocha que el regidor de Seguridad, Albert Batlle, no cumpla su promesa de efectuar estas pruebas. "En la unidad de playas se ha cumplido, en el resto de plantilla se se siguen efectuando los test rápidos serológicos con una fiabilidad de entre el 30% y el 70%... Menos mal que se apostaba por la seguridad y prevención de la salud y que no era un tema económico", critican los empleados.

Este martes, la plantilla de la urbana tuvo conocimiento por los compañeros de un caso más de coronavirus en el cuerpo y otros dos de agentes de los Mossos d'Esquadra, uno de ellos en la comisaría compartida de la unidad de playa. En el caso de la policía barcelonesa el agente contagiado trabaja en la comisaría de Ciutat Vella y su infección provocó que se ordenara el aislamiento de tres urbanos más.

Sapol denuncia que el jefe de Relaciones Laborales de la Gerencia de Prevención y Seguridad no informe directamente a los sindicatos de estos casos "y cuando informa de alguno lo hace tarde"."¿Hay alguna cosa que no interesa que sepamos? ¿Por qué la información no es rápida, fluida y con detalles?", se preguntan los funcionarios.

TRANSPARENCA

El sindicato exige al responsable de riesgos laborales municipal que informe "como máximo" cada tres días de las estadísticas y evolución de los casos como hizo el consistorio durante el estado de alarma. "Es inadmisible que después de 6 meses se sigan cometiendo errores como si no hubiéramos aprendido nada. No es un problema de interpretaciones, tenemos instrucciones relacionadas con el COVID para que se cumplan, no para cubrir el expediente", lamenta.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.