Las sanciones en la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) entran en vigor este martes (15 de septiembre de 2020). Los conductores que accedan a Barcelona y a puntos de los municipios metropolitanos de Esplugues de Llobregat, Cornellà de Llobregat, L'Hospitalet de Llobregat y Sant Adrià de Besòs entre las 7:00 y las 20:00 horas de los días laborables se exponen a multas que parten de los 100 euros por cada vez que sean captados.

Con un despliegue de 70 cámaras y 27 vehículos, esta polémica medida se activa pese a la importante oposición de los barceloneses. Éstos ven como en una época de crisis marcada por la pandemia son obligados a dejar sus vehículos catalogados como "contaminantes", aunque no en todos los casos lo sean. El criterio para discernir entre vehículos contaminantes y respetuosos con el medio ambiente ha sido muy cuestionado por los expertos. Tan sólo se ha tenido en cuenta el año de matriculación, obviando otras variables que también influyen en la emisión de CO2 y otros gases.

La Plataforma de Afectados por las Restricciones Circulatorias (PARC), surgida en Barcelona a raíz del anuncio de la ZBE, tiene claro que no se quedará inmóvil ante esta medida. Ya cuenta con mecanismos para defender a unos conductores menospreciados por la administración y prepara una manifestación contra las limitaciones al acceso de vehículos. 

VÍA JUDICIAL

Mónica Xufré, portavoz de PARC, lamenta que el Ayuntamiento no haya rectificado "ni una coma en las restricciones" pese a la pandemia, y asegura que ya hay una "vía judicial en marcha" ante estas imposiciones.

En el colectivo, precursor también de la Plataforma Pro Mobilitat Lliure, la preparación ante las sanciones va más allá. Xufré asegura que "la batalla está abierta" y que disponen de "recursos preparados para las multas". La portavoz lanza una advertencia: "vamos a dar bastante trabajo a los síndics".

Cámara de vigilancia y lector de matrículas en la salida 13 de la Ronda de Dalt, en sentido Besòs / RP
Cámara de vigilancia y lector de matrículas en la salida 13 de la Ronda de Dalt, en sentido Besòs / RP

Xufré no cree en las bondades de la ZBE. Sus efectos, según ella, pueden ser opuestos a los que se propone. Explica que la decisión de "restringir más de 300 kilómetros" de carril para vehículos particulares en Barcelona es perjudicial para el medio ambiente, ya que provoca "más atascos y más contaminación".

BICICLETAS Y MOTOCICLETAS

La portavoz lamenta que el consistorio no deje de "restringir carriles a los vehículos" y tan solo inviertan en "carriles bici". En este sentido, recuerda que la bicicleta es el "medio de transporte menos utilizado a nivel laboral", indicando que estos desplazamientos significaban un "3,65% sobre el total antes de la pandemia" y las últimas estadísticas del Pacte per la Mobilitat indican que tras la reclusión esta cifra ha descendido.

Respecto a las motocicletas, Xufré afirma que el gobierno de Colau hizo una "campaña virulenta" remarcando su "alta siniestralidad" y apostando por el "aparcamiento disuasorio". Sin embargo, mientras aparta vehículos particulares, ha dado paso a "50.000 motos de empresas de alquiler" que aparcan en el mismo sitio que las privadas. 

Movilización a su paso por Gran Via de les Corts Catalanes / PARC
Movilización de PARC a su paso por Gran Via de les Corts Catalanes / PARC

HOMOLOGACIONES

La falta de homologaciones, que podría ayudar a conservar en circulación a numerosos vehículos sin distintivo ambiental reduciendo sus contaminantes, es otra de las críticas emitidas desde la plataforma. La portavoz explica que se podrían "crear permisos especiales para quienes cuentan con catalizadores, filtros y ofrecen un nivel bajo de emisiones en la ITV".

Xufré asegura que no existe "voluntad política" para ello, y advierte a aquellos conductores que cuentan con la etiqueta B: "En 2024 que se preparen los de la letra B, serán los siguientes", recuerda.

Lector de matrículas en la calle Maria Aurèlia Capmany, de Esplugues / RP
Cámara y lector de matrículas en la calle Maria Aurèlia Capmany, de Esplugues / RP

Ante esta situación, PARC está "preparando una manifestación" basada en las "marchas lentas" con vehículos en la capital catalana. Desde la plataforma esperan una protesta "bastante masiva", a la que se espera que se una "gente de otras plataformas".

VEHÍCULOS RESTRINGIDOS

Los vehículos afectados por la ZBE son los coches de gasolina anteriores al año 2000 diésel anteriores a 2006. Las furgonetas previas a 1994 y los ciclomotores y motocicletas cuya primera matriculación se ha realizado antes de 2003, también cuentan desde este martes con restricciones. Los vehículos históricos tampoco se salvan del veto.

Por contra, estos transportes catalogados como "contaminantes" disponen de 10 días de autorización personal al año para acceder a la ZBE, una medida prevista para cuestiones urgentes, acudir a talleres o a pasar la ITV. Las furgonetas contarán de una moratoria hasta abril de 2021, los vehículos pesados, camiones y autocares pequeños podrán entrar en la ciudad hasta julio del próximo año, y los autobuses y autocares destinados al transporte colectivo lo tendrán permitido hasta enero de 2022. Los servicios de emergencia sí podrán circular con normalidad independientemente de su carácter contaminante.

Tan solo a partir de las 20 horas en días laborables, el fin de semana y los días festivos se podrá circular sin distintivo ambiental.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.