La Via Laietana continuará cortada al tráfico los fines de semana cuando se reanude, tras el verano, la iniciativa municipal Obrim Els Carrers. Ésta es una de las arterías principales que se ha clausurado durante la desescalada para que los barceloneses pudieran caminar con más seguridad. 

Ciutadans ha presentado en el pleno una proposición para poner fin a estos cortes. El partido naranja considera que la pacificación de esta calle no responde a criteriores técnicos y es un "ñap". También comerciantes y vecinos protestaron contra el cierre hace unas semanas. El sector comercial, incluidos los titulares de los negocios del mercado de Santa Caterina, opinan que la pacificación los sábados por la mañana perjudica a sus ventas.

Según la presidenta de Ciutadans, Mariluz Guilarte, estos cortes "generan numerosos problemas a la movilidad de los ciudadanos y son un enorme perjuicio económico para los comercios de la zona y los paradistas del mercado de Santa Caterina. No pueden convertir Via Laietana en una barrera para la movilidad de la ciudad".

SIN SEGURIDAD

La proposición de Ciutadans, sin embargo, no ha prosperado. El gobierno de comunes y PSC se ha posicionado en contra, mientras que la mayor parte de la oposición -JuntsperCat, PP, Barcelona pel Canvi y el propio Ciutadans- ha votado a favor. La abstención de ERC ha permitido al gobierno de Ada Colau poder seguir con los cortes.

El cierre de esta arteria ya se produjo antes de la pandemia. Distintos especialistas y sindicatos policiales criticaron entonces la falta de medidas de seguridad de esta calle y de otras durante las pacificaciones. Las fuentes consultadas recordaron entonces que la capital catalana, al igual que ahora, se encuentra en alerta antiterrorista 4 sobre 5 y que este tipo de precintos de calles para que la gente pasee necesita del control policial y de mobiliario urbano de grandes dimensiones en los accesos. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.